Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

29 detenidos en campaña antiterrorista en China

BEIJING

China, (AP).- Las autoridades de China anunciaron el jueves otros 29 arrestos dentro de una operación antiterrorista en la región noroccidental de Xinjiang que siguió a una cadena de ataques atribuidos a extremistas musulmanes y en los que decenas de personas perdieron la vida.

Cuatro ataques perpetrados desde octubre contra civiles -en Xinjiang y dos ciudades externas- fueron atribuidos a rebeldes locales, en lo que constituye un importante desafío de seguridad para el jefe del Partido Comunista y presidente del país, Xi Jinping, quien ha cumplido 18 meses en el cargo.

La más reciente campaña antiterrorista fue emprendida días después del ataque ocurrido el 22 de mayo en Urumqi en el que individuos a bordo de vehículos pesados lanzaron explosivos y arrollaron a personas en un concurrido mercado con saldo de 39 fallecidos, en el hecho de violencia más sangriento en los últimos meses en Xinjiang.

La policía dijo que cuatro sospechosos fueron aniquilados en el lugar y un quinto fue capturado aquella tarde noche en una zona a 250 kilómetros (150 millas) al sur de Urumqi.

Los tres ataques previos también fueron atribuidos a extremistas de la población autóctona uigur que habla una lengua emparentada con el turco en Xinjiang.

En lo que al parecer fue un atentado perpetrado por agresores suicidas el 30 de abril contra una estación ferroviaria en Urumqi murieron dos supuestos rebeldes y un transeúnte. En marzo, 29 personas murieron a puñaladas tras un atentado en una estación ferroviaria en la ciudad de Kunming, en el suroeste.

En octubre, tres atacantes a bordo de una camioneta deportiva condujeron el vehículo en medio de multitudes frente a la emblemática Plaza de Tiananmen, en Beijing. Los agresores encendieron el vehículo y perdieron la vida al igual que dos turistas.

Según la información del jueves, los detenidos más recientes fueron acusados de diversos delitos, como incitación al separatismo, organización de turbas para interrumpir el orden social, manejo de negocios ilegales, incitación al odio étnico y discriminación étnica.

No había indicios de que los detenidos estuvieran directamente vinculados con los ataques recientes, pero se les describió como "sospechosos de terrorismo y criminales violentos".

El gobierno mantiene un estricto control de la información sobre la seguridad en Xinjiang, y poca información puede obtenerse de manera independiente sobre las personas detenidos en redadas o sobre las pruebas presentadas contra ellas.

Beijing asegura que los agresores son extremistas religiosos que tienen vínculos con grupos terroristas islámicos del exterior, pero han exhibido públicamente pocas pruebas que sustenten esa aseveración.

Activistas de la población autóctona uigur, de origen turco dicen que la agitación es atizada por el resentimiento contra los pobladores de la mayoría han de china así como por la discriminación y restricciones oficiales contra su cultura originaria y prácticas islámicas.