Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

A Brasil, ¿por sexo o por futbol?

BRASIL - PROSTITUCIÓN

Una realidad alarmante es la que vive Brasil en torno a la explotación sexual, tanto que la presidenta del país sudamericano, Dilma Rousseff, ha emprendido en los últimos años una cruzada contra la violencia de género, la explotación sexual de menores y el tráfico para la prostitución, afirma la prensa brasileña.

De esta manera se pretende frenar el creciente desarrollo de la actividad, teniendo siempre presente que Naciones Unidas define la prostitución como una forma contemporánea de esclavitud.

Protección a menores.

Un artículo recientemente publicado por prensalibre.com, explica que en Brasil se busca atacar de frente la explotación sexual y el tráfico de menores, que cuenta con un mal historial y que se teme podría empeorar durante el Mundial, que comienza el 12 de junio en Natal y otras 11 ciudades sedes.

"Existe una preocupación en relación a la Copa del Mundo porque hay mucha gente que viene de fuera en busca de turismo sexual", afirman expertos sociales.

Brasil carece de datos sobre la explotación sexual infantil, nos señala la publicación, pero apenas en 2013, el teléfono Disque 100 del gobierno (número de emergencia) recibió 124 mil denuncias de violaciones de derechos de menores, de los cuales un 26 por ciento de violencia sexual.

En la edición virtual se explica que una buena porción de las denuncias se concentra en el pobre y turístico noreste del país, durante años un puerto de turistas en busca de niñas y jovencitas atraídas a su vez por la esperanza de escapar de la miseria.

Desde el punto de vista social, la gran mayoría de las investigaciones que se han hecho sobre el tema, respaldan que las mujeres no están de forma voluntaria; en realidad, la mayor parte de las mujeres que ejercen la prostitución se ven obligadas por circunstancias que no eligen de manera libre.

Los turistas están advertidos.

Asimismo, estudios científicos han determinado que, aunque la figura central en este fenómeno, y frecuentemente obviada, es el demandante de prostitución, mayoritariamente varones que de forma habitual o esporádica compran servicios sexuales.

Por eso los medios hacen énfasis en que autoridades, ONGs y empresas han lanzado masivas campañas con la proximidad del Mundial de Futbol.

Tatiana Akabane, de la ONG Childhood, intenta aplicar en Brasil las experiencias de los Mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010: "Un gran evento atrae factores que aumentan el riesgo para los menores: tenemos un aumento de turistas y del consumo de alcohol, en un momento en que los niños no estarán en la escuela porque serán vacaciones escolares", explica.

Prensalibre detalla que para Brasil se espera la llegada de 600 mil turistas extranjeros y el desplazamiento interno de tres millones de brasileños por las 12 ciudades sede del Mundial. "Muchos son europeos, y la Unión Europea apoya esos programas de prevención", dice la embajadora de la UE en Brasil, Ana Paula Zacarias.