Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Afo, la niña migrante de 11 años que quiere tener un aborto legal

Una pequeña vive un calvario en medio de la burocracia que se vive en Italia, pues es migrante, menor de edad, está sola, fue abusada y ahora embarazada

 

Por: Miriam Arvizu

Afo, la niña migrante que quiere tener un aborto legal(Imagen ilustrativa Pixabay)

Afo, la niña migrante que quiere tener un aborto legal | Imagen ilustrativa Pixabay

Afo y su madre pretendían escapar de Costa de Marfil, un país de la región occidental de África, sin embargo en el intento por llegar a las costas de Italia, en Libia, su madre fue violada y asesinada ante los ojos de la menor de 11 años. La pequeña intentó denunciar a los responsables del crimen a los encargados por velar por su seguridad en el centro de detención en el que se encontraban, sin embargo lo que ganó fue que abusaran de ella sexualmente

Fue hasta hace poco que se enteró que a sus apenas 11 años se encontraba embarazada. Una vez que llegó a Italia los doctores le dijeron que iba a dar a luz a un niño. Hoy busca abortar.

Entre enero y octubre de este año, alcanzaron las costas italianas más de 3.300 menores no acompañados, pero no existen datos precisos sobre el número de chicas que llegaron embarazadas. Acceder al aborto para ellas, en su mayoría víctimas de abusos y trata durante el viaje, no siempre es un proceso ágil.

La doctora Ornella Dino trabaja en un centro de salud pública de Palermo que ofrece asistencia a las personas migrantes, dispongan o no de papeles.

“Recibimos muchas peticiones de aborto, pero a veces llegaban demasiado tarde”. La ley italiana fija como plazo para la interrupción voluntaria los primeros 90 días de embarazo. Ya después solo se autoriza por razones terapéuticas o si existe un riesgo para la salud física y mental de la madre.

En el caso de Afo, por no tener un tutor al ser menor de edad, su caso se hace más difícil.

En Italia un 70% de los ginecólogos elige no practicar abortos, según los últimos datos disponibles del Instituto Superior de Sanidad.

“Ante el aborto siempre entran en juego los valores de cada uno, pero cuando te encuentras cara a cara con algunos casos derivados de violencia entiendes que tienes que poner de lado tus convicciones y hacer lo posible para ayudar a estas chicas”, sostiene Dora Azzarello, la exresponsable de la institución. 

La atención sanitaria a personas extranjeras, con o sin papeles, se está resintiendo del clima racial y de la aplicación de las nuevas normas italianas sobre seguridad, recalca la trabajadora humanitaria Verduci. 

“La propaganda política aumenta la confusión y muchas veces los profesionales sanitarios no saben muy bien qué hacer. Todo esto no ayuda y las mujeres son las primeras víctimas de este deterioro cada vez más evidente”.

Esta nota incluye información de: El País

En esta nota: