Mundo

Al menos 4 muertos y 41 heridos en un atentado con camión bomba en Afganistán

El atentado se registró en el distrito de Balkh, Afganistán donde al menos cuatro personas murieron y otras 41 resultaron heridas, aunque el número de víctimas puede aumentar

Por  EFE

Al menos 4 muertos y 41 heridos en un atentado con camión bomba en Afganistán.(Twitter)

Al menos 4 muertos y 41 heridos en un atentado con camión bomba en Afganistán. | Twitter

Kabul, Afganistán.- Al menos cuatro personas murieron y otras 41 resultaron heridas, en su mayoría civiles, después de que un combatiente talibán suicida se inmolara con un camión cargado de explosivos cerca de una base militar en el norte de Afganistán.

El atentado con el camión cargado de explosivos tuvo lugar hacia las 8.45, hora local (4.15 GMT), en el distrito de Balkh, en la provincia homónima, afirmó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En la explosión, además del atacante suicida, murieron dos civiles y un miembro de las fuerzas de seguridad afganas, y otras 41 personas (35 civiles y seis miembros de las fuerzas de seguridad) resultaron heridas, detalló el comunicado.

El atacante detonó los explosivos “cerca de una clínica veterinaria y una base militar”, en una zona en la que se encuentran también viviendas civiles, explicó a Efe el viceportavoz del Ministerio de Defensa, Fawad Aman.

Según el portavoz, el número de víctimas civiles podría aumentar en las próximas horas, ya que “decenas de casas” cerca del lugar de la explosión resultaron dañadas o destruidas.

Daños en algunas viviendas después del atentado con el camión bomba en Afganistán/@FawadAman2

El principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, reivindicó la autoría del atentado, y aseguró en un comunicado que el objetivo era la base militar, donde “murieron decenas de soldados”.

El distrito de Balkh, con una amplia presencia de los talibanes, es uno de los más inseguros de la provincia.

El atentado bomba se produce en un momento de cierta reducción de la violencia en el que las fuerzas de seguridad afganas permanecen en posición defensiva tras el alto el fuego de tres días que se declaró el pasado 31 de julio.

Este periodo de menor violencia forma parte de los esfuerzos tanto del Gobierno como de los insurgentes de allanar el camino de cara a las negociaciones de paz intraafganas que pongan fin a casi dos décadas de guerra en Afganistán.

El proceso debería haber comenzado hace más de cinco meses, según el acuerdo firmado entre Estados Unidos y los talibanes en Doha el pasado 29 de febrero, pero se ha visto retrasado por un controvertido intercambio de prisioneros.

Según el acuerdo que firmaron Estados Unidos y los talibanes en Doha, el Gobierno debía liberar a 5.000 presos insurgentes mientras que los talibanes ya han hecho lo propio con el millar de miembros de las fuerzas de seguridad afganas que se comprometieron a excarcelar, aunque Kabul criticó que algunos de ellos eran civiles.

El Gobierno liberó a principios de agosto a 80 de los últimos 400 reos talibanes y, aunque éstos se niegan a sentarse a la mesa de negociación hasta que se complete el proceso, no está claro cuándo serán liberados el resto.

Te puede interesar:

Manifestantes vs policías por afroamericano baleado por agentes en EEUU

Marco se degrada a depresión tropical tras tocar tierra en Estados Unidos

Seis policías son detenidos por el asesinato de 2 periodistas en Venezuela

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo