Mundo

Ansiedad en Bruselas: ¿Habrá acuerdo para el Brexit?

El Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP) se sumó a esos nubarrones a primera hora del jueves

Por  AP

El jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, llega a una reunión sobre el Brexit en el Parlamento Europeo, en Bruselas, el 16 de octubre de 2019. (AP Foto/Francisco Seco)

El jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, llega a una reunión sobre el Brexit en el Parlamento Europeo, en Bruselas, el 16 de octubre de 2019. (AP Foto/Francisco Seco)

BRUSELAS (AP) — El primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, y sus homólogos de los otros 27 países de la Unión Europea se reúnen el jueves en Bruselas en una cumbre en la que esperan poner fin a las asperezas y a la frustración derivadas de un proceso de divorcio que dura ya tres años.

Pero antes incluso del amanecer, Johnson tuvo que afrontar un serio revés cuando sus aliados de gobierno de Irlanda del Norte dijeron que no respaldarían sus propuestas de compromiso. El dirigente necesita todos los votos que pueda recabar para sacar adelante un acuerdo en un parlamento profundamente dividido.

Esto solo elevó la preocupación existente el jueves por la mañana ya que los últimos aspectos pendientes de la separación seguían sin estar claros.

La reunión entre los equipos de negociación se prolongó durante la noche del miércoles para afinar las regulaciones de aduanas e IVA que definirán el comercio entre Irlanda del Norte e Irlanda, donde Gran Bretaña y la Unión Europea comparten su única frontera terrestre.

Está previsto que la negociación continúe hasta el arranque de la cumbre a media tarde. Si se acuerda un pacto durante la reunión de dos días, Johnson espera presentarlo ante la Cámara de los Comunes en una sesión especial el sábado.

Tras meses de pesimismo por el estancado proceso del Brexit, los líderes comunitarios se mostraron optimistas esta semana. El presidente de Francia, Emmanuel Macro, señaló el miércoles que “quiero creer que se está ultimando un acuerdo”, mientras que la canciller de Alemania, Angela Merkel, apuntó que las negociaciones estaban “en la recta final”.

Johnson, quien asumió el poder en julio con la promesa de sacar al país de la UE el 31 de octubre a toda costa, se mostró más cauto. Comparó el Brexit con el ascenso al Everest y dijo que se podía divisar la cumbre aunque estaba cubierta de nubes.

El Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP) se sumó a esos nubarrones a primera hora del jueves. La líder de la formación, Arlene Foster, y el jefe de su grupo parlamentario, Nigel Dodds, dijeron que “no podemos respaldar lo que se está sugiriendo en cuestiones de aduanas y consentimiento”, en referencia a la capacidad de decisión que puedan tener las autoridades norirlandesas en el futuro.

Los acuerdos de aduanas y consentimiento son cruciales para garantizar la apertura de la frontera entre el territorio británico de Irlanda del Norte e Irlanda, socio de la UE, el principal obstáculo para el Brexit.

Foster y Dodds apuntaron que seguirán trabajando con el gobierno de Londres para alcanzar un acuerdo “sensato”. El problema es que cuánto más se acerca Johnson al DUP, más se aleja de la UE, lo que le obliga a hacer malabares políticos.

Las negociaciones sobre el Brexit ya alcanzaron este punto antes: el acuerdo parecía cercano pero se desvaneció en el último momento. Pero esta vez se espera que el desenlace sea distinto. Aunque la fecha de salida de Gran Bretaña de la UE está cerca y quedan apenas unas horas para la cumbre, el foco está puesto en alcanzar un acuerdo político amplio, y los aspectos legales se detallarían más tarde. Esto podría suponer la celebración de una nueva cumbre comunitaria antes de que final de mes.