Mundo

Aplicación para reprimir mujeres en Arabia Saudita desata polémica

La aplicación Absher, que permite a los hombres rastrear y controlar actividades de las mujeres, ha sido fuertemente criticada por defensores de derechos humanos

Por  New York Times

La cultura y leyes de Arabia Saudita son de las más opresivas a nivel mundial.(AP)

La cultura y leyes de Arabia Saudita son de las más opresivas a nivel mundial. | AP

Líbano.— Una aplicación para smartphones de Arabia Saudita que permite a los hombres rastrear y restrinjir los movimientos de las mujeres enfrenta fuertes críticas por parte del senador demócrata Ron Wyden y grupos de derechos humanos estadounidenses, quienes acusan a las empresas Google y Apple de fomentar la violencia de género al mantenerla disponible en sus plataformas.

Las leyes de custodia sauditas les otorgan a las mujeres una situación jurídica similar a la de los menores de edad en muchas áreas de su vida. Todas las mujeres sauditas, sin importar su edad, tienen un “tutor” varón, por lo general su padre o su esposo, algunas veces su hermano o su hijo, quienes deben darles permiso para obtener un pasaporte, viajar al extranjero, someterse a ciertos procedimientos médicos o casarse.

La aplicación en cuestión, llamada Absher, fue lanzada en 2015 por el gobierno saudita. Permite que los hombres controlen a las mujeres bajo su custodia al otorgarles o revocarles el derecho a transitar por los aeropuertos, al rastrearlas por medio de sus credenciales de identificación o sus pasaportes. Los varones pueden activar notificaciones que los alertan con un mensaje de texto en cualquier momento en el que una mujer bajo su custodia pasa por algún aeropuerto.

Absher, que más o menos se traduce como “Sí, señor”, puede descargarse de las tiendas de aplicaciones Google Play y App Store de Apple, lo cual, según los detractores, hace a estas empresas de tecnología cómplices de la represión ejercida contra las mujeres sauditas.

La iniciativa de retirar a Absher de las plataformas recibió un impulso esta semana cuando el senador demócrata Ron Wyden, del estado de Oregon, lo exigió en una carta dirigida a ambas empresas.

“Ya no es noticia que la monarquía saudita quiere limitar y reprimir a las mujeres, pero las empresas estadounidenses no deben posibilitar ni facilitar el patriarcado del gobierno saudita”,

escribió Wyden en la carta que fue publicada el 11 de febrero.

Al dirigirse a Tim Cook y a Sundar Pichai, los directores ejecutivos de Apple y Google, respectivamente, Wyden señaló que estas empresas estaban “facilitando que los hombres sauditas controlaran a los miembros de su familia y limitaran sus movimientos por medio de sus celulares”.

Solicitó que evitaran que sus empresas “fueran usadas por el gobierno saudita para simplificarles la aberrante labor de vigilancia y control de las mujeres”.

Los representantes de Apple y Google y el gobierno saudita no respondieron de inmediato a las solicitudes de hacer declaraciones. Un vocero de Google confirmó que la compañía está evaluando la aplicación para determinar si cumple con sus políticas.

Arabia Saudita tiene uno de los entornos más restrictivos del mundo para las mujeres, a pesar de que el gobernante de hecho del país, el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, ha presionado para reducir algunas restricciones desde que su padre, el rey Salmán, ascendió al trono en 2015.

Desde entonces, el reino ha disminuido las restricciones al atuendo de las mujeres, ha ampliado la gama de sus campos de trabajo y ha comenzado a ofrecer clases de educación física para las chicas en las escuelas públicas.

Créditos: Shakil Adil / AP

El año pasado, Arabia Saudita eliminó una prohibición muy arraigada que impedía a las mujeres conducir, medida que fue aclamada como un gran acontecimiento.

Sin embargo, los detractores mencionan que las mujeres sauditas no podrán lograr la igualdad mientras el reino mantenga sus leyes de custodia. Los funcionarios sauditas alegan que dichas restricciones están enraizadas en su cultura y son respaldadas por muchas personas dentro del reino.

Cuando le preguntaron acerca de este tema en una entrevista el año pasado, el príncipe heredero comentó que Arabia Saudita tenía que “encontrar alguna forma de manejar esto que no dañara ni a las familias ni a la cultura”.

Absher, la cual puede ser empleada por los ciudadanos sauditas y los residentes del reino, es en realidad un portal en línea por medio del cual tanto hombres como mujeres pueden tener acceso a una serie de servicios gubernamentales, desde el pago de multas de tránsito hasta la solicitud de una nueva credencial de identificación. El control de las mujeres es solo una de sus funciones.

La represión hacia las mujeres sauditas ocupó los encabezados el mes pasado cuando una chica saudita de 18 años, Rahaf Alqunun, se encerró en una habitación de hotel en el aeropuerto de Bangkok para evitar que la regresaran con su familia. Había escapado de su familia durante unas vacaciones en Kuwait y abordó un avión a Tailandia, pero fue detenida en el aeropuerto. Posteriormente, se le otorgó asilo en Canadá.

Otra mujer saudita que había salido del reino con destino a Australia describió cómo usó en secreto el teléfono de su padre para tener acceso a Absher y darse el permiso de viajar y poder salir del país sin ser detectada.

Mujeres caminando en la plaza Al Bujairi en Riad,
Créditos: Tasneem Alsultan / New York Times

Los grupos de derechos humanos, incluyendo Amnistía Internacional y Human Rights Watch, desde hace mucho han hecho campaña para que se deroguen las leyes de custodia, pero el enfoque en Absher y su disponibilidad en las plataformas tecnológicas occidentales es reciente.

Hala Aldosary, una investigadora y activista saudita que reside en Estados Unidos, señaló que el retiro de la aplicación por parte de Apple y Google podría enviar un mensaje importante a dirigentes como el príncipe heredero, que han buscado formar sociedades con empresas globales de tecnología con el fin de mejorar sus economías.

Sería muy significativo que las empresas de tecnología dijeran: ‘Son unos opresores’”, comentó Aldosary.

Sin embargo, retirar la aplicación no eliminaría las leyes de custodia del país, afirmó, y los hombres de todas maneras podrían cambiar la situación de sus familiares mujeres en línea o en las oficinas gubernamentales.

“Esta aplicación es un medio para un fin, pero no es el fin en sí”, señaló. “No obstante, sí facilita la vida de los tutores”.