Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Argentina: una adolescente, cuarta víctima de rayo

BUENOS AIRES

Una adolescente falleció el viernes a causa de las heridas que sufrió por la caída de un rayo en un balneario de la provincia de Buenos Aires, lo que aumentó a cuatro el número de víctimas fatales por el hecho.

Priscila Ochoa, de 16 años, falleció por las heridas sufridas a causa del impacto la víspera de un rayo en el balneario "Afrika" de la localidad de Villa Gesell, 380 kilómetros al sur de Buenos Aires, que además causó quemaduras y lesiones a 22 personas, entre ellas seis niños. La mayoría fueron dadas de alta en el hospital donde estaban internadas.

Jorge Rodríguez, alcalde de Villa Gesell, dijo a los periodistas que el pronóstico de la adolescente "no era bueno" y que aunque "se hizo todo lo posible" los médicos no pudieron salvarla.

Según medios de prensa, Ochoa era prima de una de las víctimas, Agustín Irustia, de 17 años. Ambos jóvenes y los otros dos que también murieron, Nicolás Ellena, de 19, y Gabriel Rodríguez, de 20, habían intentado protegerse de la tormenta en las pequeñas carpas acondicionadas para los veraneantes en el balneario, que como en otros de la costa atlántica argentina periódicamente se desatan lluvias durante el verano austral.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que el rayo fue causado por una repentina tormenta con gran movimiento de aire ascendente, agua y mucha actividad eléctrica. Al parecer cayó muy cerca del sector de las carpas. La carga eléctrica que aparentemente transmitió la arena mojada alcanzó de lleno a los jóvenes, según testigos, y causó heridas a otras personas que también se habían refugiado.

El guardavidas Germán Semsa, que trabaja en ese balneario, dijo al canal de cable Todo Noticias que "si bien hay tormentas todos los veranos nunca (hubo una) con estas consecuencias".

Claudia Campetella, experta del Servicio Meteorológico Nacional, señaló al portal informativo Infobae que la tormenta, que comenzó en el oeste de la provincia de Buenos Aires, "tuvo un desarrollo muy rápido llegando a topes muy altos" al llegar a la costa. Precisó que se registró "una altísima nubosidad que en su interior desarrolló también una intensa actividad eléctrica".