Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Armas químicas sirias están en zona inaccesible

NACIONES UNIDAS

Naciones Unidas, (AP).- Los últimos 16 contenedores de agentes químicos peligrosos que deben sacarse de Siria están en una zona en disputa no lejos de Damasco que por el momento es inaccesible, dijo el jueves la jefa de la misión encargada de destruir las armas químicas sirias.

Sigrid Kaag apeló a los países con influencia sobre los grupos armados que combaten en Siria para que ayuden a negociar un acuerdo que permita el acceso irrestricto al sitio ubicado en la base aérea militar y el transporte seguro de las sustancias hasta el puerto de Latakia, donde buques daneses y noruegos esperan llevar los contenedores hasta un navío estadounidense para su destrucción.

Kaag habló con reporteros después de informar al Consejo de Seguridad de la ONU y dijo en una entrevista posterior con The Associated Press que los 16 contenedores -que representan 8% del inventario químico declarado de Siria- tienen material para producir el gas sarín y otros agentes químicos peligrosos.

Dijo que tomaría "menos de una semana de trabajo" colocar las sustancias más peligrosas en cinco contenedores y las menos tóxicas en 11 contenedores, poner estos en un convoy y llevarlos a Latakia.

Pero por el momento no es posible convenir un alto el fuego y llegar a la base militar por tierra.

Kaag dijo que otros dos sitios vecinos a la base aérea donde los agentes químicos fueron almacenados han sido tomados por grupos armados opositores. No hay sustancias químicas en esos lugares ahora, dijo.

Pero el gobierno sirio movió sustancias químicas de uno de los sitios a la base aérea como medida preventiva y ahora son parte del material que no puede ser extraerse de forma segura, agregó.

Kaag agregó que los grupos armados que rodean la base militar son "del tipo más extremo" y que "la guerra santa global ha llegado a Siria".

La misión internacional para eliminar las armas químicas de Siria fue lanzada a raíz de un ataque químico perpetrado cerca de Damasco el 21 de agosto que mató a cientos de personas.

El ataque se atribuyó al gobierno del presidente sirio Bashar Assad, pero éste negó estar involucrado.