Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Arrestan en Florida a sospechosa de la muerte de su bebé en 1986

El pequeño Francillon desapareció sin dejar rastro, las autoridades han retomado el caso

Por: EFE

Arrestan en Florida a sospechosa de la muerte de su bebé en 1986. Foto ilustrativa: MarcelloRabozzi Pixabay

Arrestan en Florida a sospechosa de la muerte de su bebé en 1986. Foto ilustrativa: MarcelloRabozzi Pixabay

Estados Unidos.- Una residente en la localidad de Dania Beach, en el sur de Florida, identificada como Amy, fue arrestada como principal sospechosa de la muerte en 1986 de su hijo de 3 años ocurrida en el estado de Nevada, informan este domingo medios locales.

La mujer fue detenida el pasado 29 de enero y tendrá el lunes su segunda comparecencia en una corte, luego de que en diciembre pasado las autoridades de Florida y Nevada emitieran una orden de arresto en su contra.

Amy, actualmente de 60 años, se encuentra en la Cárcel del Condado de Palm Beach.

Arrestan en Florida a sospechosa de la muerte de su bebé en 1986. Foto ilustrativa: brandeenoellephotogra Pixabay

La mujer, que reside en el Condado de Broward, fue detenida por agentes del cuerpo federal de seguridad Marshals e ingresada en la cárcel del vecino condado de Palm Beach, con una fianza de un millón de dólares, según documentos policiales.

La acusada ha accedido a no pedir la extradición a Nevada, según la Policía.

Francillon, "Yo-Yo", fue visto por última vez en el norte de Las Vegas (Nevada) en agosto de 1986 y su madre, en ese entonces con el nombre de Amy, y la pareja de ella, Lee, señalaron a la Policía que habían perdido el rastro del menor, quien hasta la fecha figura todavía en directorios de niños desaparecidos.

Tras reportar la desaparición del menor, la pareja pidió a los agentes no hacer público el caso porque no querían propiciar el sensacionalismo de los medios, informó el diario Palm Beach Post.

En ese entonces la pareja se encontraban en medio de un proceso judicial por abuso contra el menor, señalaron a la Policía que sospechaban que el padre biológico del menor, el haitiano Jean, un exnovio de la mujer, tenía algo que ver con el hecho.

No obstante, tras pasar interrogatorios y pruebas de polígrafo, las autoridades de Nevada desestimaron a Jean como sospechoso y, por el contrario, tenían fundadas sospechas de que los Luster eran responsables de la desaparición del menor, aunque nunca lograron suficiente evidencia para detenerlos.

Casi un año después del hecho, sin cargos formales en contra y bajo un intenso escrutinio, la pareja se trasladó a Orlando, en el centro de Florida, según dijeron para estar más cerca de Haití, donde insistían que se encontraba el niño.

En esta nota: