Mundo

Asesinan al quinto líder de la etnia brasileña Guajajara en 5 meses

El cuerpo de Zezico Guajajara fue hallado tiroteado en el estado amazónico de Maranhao (norte de Brasil)

Por  EFE

Asesinan al quinto líder de la etnia brasileña Guajajara en 5 meses(Archivo CIMI)

Asesinan al quinto líder de la etnia brasileña Guajajara en 5 meses | Archivo CIMI

Río de Janeiro.- Un líder de los indios Guajajara fue asesinado en el estado amazónico de Maranhao (norte de Brasil), con lo que se elevó a cinco el número de dirigentes de esta etnia brasileña muertos violentamente en los últimos cinco meses, informaron este martes fuentes oficiales.

El cuerpo de Zezico Guajajara, uno de los líderes de la Tierra Indígena Arariboia y director del Centro de Educación Escolar de Azuru, fue hallado tiroteado en la carretera de acceso a esta reserva, en jurisdicción del municipio de Arame, informó la Secretaría de Derechos Humanos del estado de Maranhao.

Los motivos y las circunstancias del crimen aún se desconocen, según los voceros de la secretaría, que aún espera informaciones de la Policía.

El asesinato también fue confirmado por el Consejo Misionero Indigenista (CIMI), organismo vinculado al Episcopado de la Iglesia Católica, y por Sonia Guajajara, una de las principales líderes de la etnia amazónica y que fue candidata a vicepresidente en las elecciones de 2018 por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), que tampoco tienen detalles de lo ocurrido.

De acuerdo con indios de la Tierra Indígena Arariboia, Zezico Guajajara había salido en la mañana de este martes de su aldea con destino a un municipio próximo para hacer compras y su cuerpo fue hallado en la tarde, con perforaciones de bala en diferentes partes, en un lugar próximo a la aldea Zutiuá, ubicada a 476 kilómetros de Sao Luis, la capital del estado de Maranhao.

AMENAZAS EN DISPUTAS POR PODER Y POR TIERRA

Las mismas fuentes dijeron que el líder indígena había recibido amenazas de muerte tanto por los conflictos de disputa de poder en el territorio indígena como por las disputas por la tierra y la lucha contra la deforestación en esa región amazónica.

El líder asesinato llegó a registrar denuncias sobre las amenaza contra su vida tanto ante la Fundación Nacional del Indio (Funai) como ante la Policía Federal.

El asesinato ocurrió en el Territorio Indígena Araribóia, una reserva de 413.000 hectáreas compartidas por unos 12.000 indios de tres diferentes etnias, entre los cuales parte de los Guajajara, y en la que se han hecho recurrentes los conflictos entre indios y madereros.

Según la Sociedad de Derechos Humanos de Maranhao, desde 2016 hasta finales del año pasado fueron registrados trece asesinatos de indígenas en esa reserva en conflictos con madereros.

Uno de tales conflictos provocó la muerte en noviembre pasado de Paulo Paulino Guajajara, miembro de los Guardianes de la Floresta, un grupo de indios que venía ganando fama mundial por dedicarse a proteger la reserva de las invasiones de madereros.

El "guardián" de 26 años murió en una emboscada perpetrada por madereros que pocos días antes habían sido expulsados de la reserva por los Guardianes de la Floresta.

Otros tres asesinatos de miembros de la etnia Guajajara se registraron en diciembre en la Tierra Indígena Brava Guajajara, también en Maranhao, y que alberga el mayor número de indios de este pueblo.

La violencia contra los Guajajara llevó al Gobierno a enviar a la región agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública, un grupo de élite de la policía, que recibieron autorización para reforzar la seguridad en los territorios indígenas desde diciembre.

La presencia de la Fuerza de Seguridad fue prorrogada el mes pasado por otros 90 días, hasta junio, pero los agentes están concentrados en la Tierra Indígena Cana Brava Guajajara.

Desde hace varios años las reservas indígenas de Maranhao son objeto de ataques por parte de compradores ilegales de tierra ("grileiros") y madereros, según varios informes de organizaciones de derechos humanos, que también denuncian la impunidad de estos crímenes y la pasividad de las autoridades brasileñas.

Según el CIMI, las invasiones de tierras indígenas en todo Brasil aumentaron cerca del 44 % desde enero de 2019, cuando asumió la Presidencia el ultraderechista Jair Bolsonaro, que se ha caracterizado por sus críticas a la creación de reservas en Brasil y recientemente autorizó la explotación mineral en estas tierras.

Bolsonaro alega que los indios tienen que ser considerados ciudadanos brasileños como todos los demás, con derecho a aspirar al progreso, y que no pueden ser mantenidos atrasados en sus aldeas.

El presidente Bolsonaro. / EFE.

Para la organización Survival International, las crecientes invasiones y ataques a reservas en Brasil son fruto de la retórica anti-indigenista de Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército que cuenta con el respaldo de los grandes hacendados.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo