Mundo

Así viven la pandemia por COVID-19 en Estados Unidos

Enfermera y activista asegura que en Estados Unidos las condiciones del sistema de salud 
son precarias y con deficiencias similares a las de Latinoamérica

Por  María Sánchez

El personal de la salud forma parte de los gremios laborales más vulnerados durante la pandemia.(Foto: Shutterstock)

El personal de la salud forma parte de los gremios laborales más vulnerados durante la pandemia. | Foto: Shutterstock

México.- La pandemia por COVID-19 ha sometiendo a los sistemas sanitarios mundiales a una gran presión, a razón de responder a las demandas de salud de la población, y a la vez ha dejado al descubierto el sinnúmero de debilidades en los mismos, incluso en aquellos países considerados de primer mundo, como Estados Unidos.

Lo anterior fue explicado por la lideresa de la Unión Nacional de Enfermeras (National Nurses United), Heidi Hoechst, quien mediante una misiva enviada al Seminario Internacional de Salud Colectiva y Pandemia de la Universidad Andina Simón Bolívar de Ecuador expuso la vivencia del personal de la salud frente a la pandemia en Estados Unidos

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Situaciones similares en toda América

El Cidob (Centro de Barcelona para Asuntos Internacionales o Barcelona Centre for International Affairs) ha descrito en su artículo «Desigualdad en América Latina frente a la crisis del coronavirus» que la pandemia tiene en jaque a los sistemas políticos, económicos y sanitarios de la región latinoamericana.

La lideresa de Enfermeras Unidas en Estados Unidos relata que las condiciones vividas por su gremio durante la pandemia no son para nada lejanas a las que se viven actualmente en Latinoamérica.

Mencionó en su carta que esta crisis vino a demostrar e intensificar las serias desigualdades e injusticias humanas y las fallas de los sistemas de salud en los que ella y sus compañeras están inmersas, luchando por sus vidas, las de sus pacientes y las de sus comunidades, enfrentando el daño y la muerte ocasionados por la pandemia, y destacó que ese daño ha sido determinado socialmente no solo por negligencia política extrema, sino por indiferencia al sufrimiento humano por parte del Gobierno actual de Donald Trump, que ha ocasionado una desigualdad política y económica profundamente arraigada, racismo ambiental e injusticia social.

Luchan por conseguir equipo esencial

La enfermera y activista describe en sus palabras cómo desde el inicio de la pandemia el gremio de la salud en Estados Unidos se ha visto en una lucha constante para obtener equipo de protección personal básico, como mascarillas, guantes y batas para atender a los pacientes de manera segura: «Ahora, medio año después, nuestros miembros siguen exigiendo que el Senado actué sobre una legislación para proteger a los trabajadores y pacientes», aseguró en sus líneas, mientras añadía que a través de National Nurses United han presionado a la Cámara de Representantes para que apruebe la ley héroes, una iniciativa a favor de los trabajadores de la salud en ese país, y solicitaron al Senado que se utilizaran esos recursos para obtener equipo de protección personal, y a su vez ordenaron a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional implementar un estándar temporal para evitar que los gerentes de hospitales y otros empleadores bloqueen la entrega de equipo de protección personal adecuado y evitar que entreguen el incorrecto.

Acusó además que durante años los hospitales de Estados Unidos han sufrido escasez de personal y de equipo de protección personal por recurrir a las llamadas cadenas de suministro para ahorrar costos que sistemáticamente dejaban a las enfermeras sin el equipo adecuado para atender a los pacientes, aun en condiciones normales, y que antes de la pandemia ya era muy clara la búsqueda de ganancias a costa de la atención médica, creándose una situación precaria en el gremio, y que ahora frente a la pandemia solo se ve agudizada, por lo que National Nurses United continúa instando a los responsables políticos estatales y nacionales a priorizar la seguridad y el bienestar en lugar de perpetuar el genocidio económico.

Malas decisiones y politización

Hoechst también señaló que en estas fechas el personal de salud se sigue enfrentando al aumento repentino de nuevos casos debido al relajamiento de los protocolos de distanciamiento social en muchos estados, donde han reabierto las economías de manera prematura, por lo que se han duplicando esfuerzos por parte de su sindicato para educar al público sobre la prevención de la crisis sanitaria ante la ausencia de respuesta coordinada por parte de las instituciones de salud pública del país. 

Por si fuera poco, la activista observa una marcada politización de la pandemia en la Administración presidencial, pues se utiliza para difundir teorías de la conspiración, duplicar la privatización, derogar las regulaciones ambientales, otorgar inmunidad a los empleadores para poner en peligro la salud de los trabajadores de la salud y de los pacientes, y para dividir a los ciudadanos estadounidenses en disputas partidistas. 

La activista destacó además la importancia de participar en los movimientos sociales en contra de la marginación y el racismo, y en pro de la defensa de la salud de la población y de las comunidades de Estados Unidos y del resto mundo.

Pandemia  

En Latinoamérica no hubo capacidad de anticipación ante la pandemia, y la reacción ha estado limitada por carencias estructurales que se asientan en instituciones débiles y modelos de crecimiento desiguales y dependientes (Cidob, 2020).

Latinoamérica

El Cidob recientemente refiere que en América Latina la crisis sanitaria por coronavirus es también una crisis de gobernabilidad nacional y regional, poniendo en cuestión la capacidad del liderazgo en la región para articular políticas transparentes que ayuden a un control de la pandemia, que si bien la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha tenido respuestas técnicas, le falta operatividad política y financiera (Cidob, 2020). 

  • 30 por ciento de personas en Latinoamérica no tiene un acceso adecuado a asistencia médica debido a carencias económicas, según la OPS. Un reto a vencer durante la pandemia.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo