Mundo

Bolivia: Suben muertes en las calles sospechosas de COVID-19

Las autoridades informaron que recogen diariamente entre 14 y 23 cadáveres de domicilios o espacios públicos que se sospecha fueron personas que contrajeron el COVID-19
 

Por  AP

Trabajadores ponen el cadáver de un hombre envuelto en una bolsa de plástico dentro de un ataúd en una calle de Cochabamba, Bolivia, el domingo 5 de julio de 2020. Según un familiar, el hombre murió con síntomas aparentes de COVID-19 mientras salía de su casa a busca un doctor(AP)

Trabajadores ponen el cadáver de un hombre envuelto en una bolsa de plástico dentro de un ataúd en una calle de Cochabamba, Bolivia, el domingo 5 de julio de 2020. Según un familiar, el hombre murió con síntomas aparentes de COVID-19 mientras salía de su casa a busca un doctor | AP

La Paz.-  Las autoridades de una de las ciudades bolivianas más castigadas por el nuevo coronavirus informaron que recogen diariamente entre 14 y 23 cadáveres de domicilios o espacios públicos que se sospecha fueron personas que contrajeron el COVID-19.

Cochabamba, en el centro de Bolivia, se convirtió en el foco de atención debido a que varios difuntos fueron dejados en la calle o velados en la vía pública sin que se conozca de inmediato las causas de la muerte. Las escenas de ataúdes o cuerpos forrados con plástico negro colocados fuera de las casas los últimos días parecían similares a las ocurridas en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil que fue duramente golpeada al inicio de la pandemia.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

“No tenemos la capacidad para realizar una prueba de inmediato a los cuerpos debido a la alta demanda”, dijo el lunes Rubén Castillo, funcionario del Servicio de Salud.

El jefe de la policía en esa esa ciudad, coronel Alberto Cárdenas, explicó que si el cuerpo no tiene signos de violencia se informa a los servicios de salud para que hagan una prueba porque los fallecidos por el virus tienen un protocolo especial para el entierro o cremación.

Según Cárdenas, la policía levanta entre 4 o 5 cuerpos por semana de indigentes, personas asesinadas o que fallecieron en accidentes viales. “Esa cifra está subiendo por efecto del COVID-19”, aseguró.

En varios cementerios se están habilitando espacios para más entierros ante el aumento de decesos.

El responsable de Vigilancia Epidemiológica, Rubén Castillo, informó que en Cochabamba solo el sábado se reportaron 43 fallecimientos, la cifra más alta desde marzo. Explicó que el problema es la demora que existe para tomar las muestras, por la falta de personal y la tardanza en su procesamiento por el colapso del laboratorio.

Hasta 180 pruebas están acumuladas de los fallecidos que se están investigando en el laboratorio”, agregó.

Mientras tanto, otro cuerpo fue encontrado en plena vía pública y levantado después por las autoridades tras quejas de los vecinos.

“Nos sentimos impotentes, tres a cuatro días están los cuerpos en sus casas o en las calles. Ya no sabemos qué hacer y las autoridades no nos atienden”, dijo el dirigente de un barrio al sur de Cochabamba, Florencio Carballo.

El director del Instituto de Investigaciones Forenses, Andrés Flores, sugirió a las autoridades “comprar o alquilar carros frigoríficos para almacenar cadáveres temporalmente” ante la falta de capacidad de las morgues.

Los laboratorios de diagnósticos están sobrecargados y demoran varios días en divulgar resultados. Los cadáveres deben esperar su turno y antes de eso no pueden ser enterrados o cremados, según Castillo.

Similar situación se registra en la ciudad oriental de Santa Cruz que concentra poco más del 50% de los infectados.

En La Paz, la policía recogió nueve cadáveres entre sábado y domingo con sospechas de haber fallecido con el contagio, incluidos dos reos en la principal cárcel, dijo el jefe de la policía contra el crimen, coronel Juan Luis Cuevas.

Las autoridades informaron que mucha gente no reporta la enfermedad por temor a una censura pública y acuden a los servicios médicos en estado avanzado de la infección. Con frecuencia no hallan espacio en los hospitales saturados.

En la cárcel de La Paz —San Pedro— murieron el fin de semana tres reclusos y las autoridades penitenciarias sospechan que podrían haber fallecido por el virus.

Hasta el lunes, Bolivia acumulaba 39.297 casos y 1.434 decesos, y las autoridades de salud advierten que la pandemia tocaría su tope máximo en agosto con 130.000 infectados. La víspera se informó que la ministra de Salud, Heydi Roca, dio positivo a la enfermedad.

También te puede interesar:

Fiscalía boliviana acusa a Evo Morales de terrorismo y pide su detención

Una comunidad indígena boliviana sobrevive en la ciudad añorando su Amazonía

Violencia sexual, el mayor riesgo para las niñas bolivianas durante Covid-19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo