Mundo

Bolivia: incendios queman más de tres millones de hectáreas

El gobierno concentró en Chiquitanía sus esfuerzos para aplacar el fuego

Por  AP

Policías y bomberos trabajan para apagar un incendio en el bosque de Chiquitanía, en las afueras de Roboré, Bolivia, el viernes 30 de agosto de 2019. Los incendios forestales en Bolivia, que arden desde hace más de un mes, ya han consumido más de tres millones de hectáreas, según una estimación de la Fundación Amigos de la Naturaleza hecho en base a imágenes satelitales. (AP Foto/Juan Karita)

Policías y bomberos trabajan para apagar un incendio en el bosque de Chiquitanía, en las afueras de Roboré, Bolivia, el viernes 30 de agosto de 2019. Los incendios forestales en Bolivia, que arden desde hace más de un mes, ya han consumido más de tres millones de hectáreas, según una estimación de la Fundación Amigos de la Naturaleza hecho en base a imágenes satelitales. (AP Foto/Juan Karita)

LA PAZ (AP) — Los incendios forestales en Bolivia, que arden desde hace más de un mes, ya han consumido más de tres millones de hectáreas, según una estimación de una organización no gubernamental.

De acuerdo con un informe de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), hecho en base a imágenes satelitales, esa superficie equivale al tamaño de Suiza.

En tanto, el total de los incendios registrados desde enero han consumido 4,1 millones de hectáreas, según el reporte enviado por la FAN a The Associated Press.

El incendio más grande se registra en la provincia oriental de Santa Cruz, motor agroindustrial del país donde en los últimos años ha crecido la frontera agrícola. La zona que arde es conocida como Chiquitanía, un bosque seco único a los pies de la cordillera de los Andes y que se extiende por una vasta llanura de unos 20 millones de hectáreas hasta unirse a la selva amazónica de Bolivia y Brasil.

De las zonas afectadas en Chiquitanía, explicó la FAN, 1,4 millón de hectáreas “corresponde a áreas de bosque y el resto a áreas no boscosas, que incluyen pastizales, cerrados y otros”.

Los incendios comenzaron en agosto con las quemas provocadas para renovar pasturas y eliminar barbechos, una práctica común entre los agricultores y ganaderos, y se salieron de control debido a una prematura sequía y vientos fuertes que autoridades y ambientalistas atribuyeron al cambio climático.

Aunque un decreto de este año del gobierno permite las llamadas “quemas controladas” con fines agrícolas, el presidente Evo Morales dijo que el fuego se exacerbó por el calentamiento global y culpó a las potencias industriales.

El gobierno concentró en Chiquitanía sus esfuerzos para aplacar el fuego. Los dos aviones cisterna más grandes del mundo, uno estadounidense y otro ruso, combaten las llamas con apoyo de helicópteros antiincendios y un ejército de bomberos, entre ellos de Argentina y Bélgica.