Mundo

Bolsonaro le baja el tono a la polémica entre su hijo, su canciller y China

La polémica surgió por una publicación de Eduardo Bolsonaro, en la cual insinuó que China esconde información sobre el verdadero origen del COVID-19

 

Por  EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro(EFE)

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro | EFE

Brasilia.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, le bajó el tono este viernes a una polémica en las redes sociales en la que se enfrascaron uno de sus hijos, el canciller de su Gobierno, Ernesto Araújo, y la Embajada de China en el país a raíz del COVID-19.

"Nos mantenemos en contacto con China. No hay ningún problema con China", dijo el mandatario a las puertas de su residencia oficial con relación a una discusión mantenida por su hijo y diputado Eduardo Bolsonaro y el embajador chino en Brasil, Yang Wanming, a través de la red social Twitter.

La polémica surgió por una publicación de Eduardo Bolsonaro, en la cual insinuó que China esconde información sobre el verdadero origen del COVID-19 y se refirió a ese país como "dictadura".

Eduardo Bolsonaro. / Fotografía: EFE.

El diplomático chino reaccionó también a través de Twitter, dijo que el hijo del mandatario parecía haber contraído un "virus mental" y exigió una "retractación" y unas "disculpas" que no llegaron.

En cambio, en la discusión, y también vía Twitter, terció el canciller Araújo, quien afirmó que la reacción del embajador chino fue "desproporcionada" e "inaceptable", y hasta consideró que era una "ofensa" para el propio jefe de Estado brasileño.

"Ya le comuniqué al embajador de China la insatisfacción del Gobierno brasileño con su comportamiento. Esperamos una retractación por sus publicaciones ofensivas al jefe de Estado", indicó Araújo, después de que el embajador chino compartiera una publicación en la que se decía que la familia Bolsonaro "es un veneno para Brasil".

Tanto el embajador como Eduardo Bolsonaro eliminaron más tarde esas publicaciones, en lo que pareció un primer intento de olvidar el asunto.

Frente a esa situación, el presidente Bolsonaro subrayó este viernes que esas polémicas son ya "una página pasada" e insistió en que "no hay problemas en las relaciones con China".

El país asiático es desde 2009 el principal socio comercial de Brasil y una de las principales fuentes de inversión extranjera en la economía brasileña.

Según datos oficiales, el comercio entre las dos naciones aumentó de 3.200 millones de dólares 2001 a 98.000 millones de dólares en 2019. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo