Selecciona tu región
Mundo

Candidato demócrata a la gubernatura de Texas confronta a Greg Abbott: "no está haciendo nada"

Beto O'Rourke, candidato a gobernador y líder de los demócratas del estado de Texas, confrontó al gobernador Greg Abbott para exigirle frenar el próximo tiroteo

Por El Debate

-

Texas.- El gobernador Greg Abbot convocó a una rueda de prensa en una escuela secundaria para hablar sobre lo ocurrido el día martes en Uvalde, Texas. Cuando se disponía a concluir el discurso inicial sobre la tragedia donde murieron estudiantes y personal docente en una escuela primaria, Beto O'Rourke, candidato a gobernador y líder de los demócratas del estado, se puso de pie y abandonó su lugar en la audiencia. 

"Gobernador Abbott, tengo algo que decir. El momento para frenar el próximo tiroteo es ahora, y usted no está haciendo nada", dijo O'Rourke señalando directamente al gobernador y a los representantes republicanos que le acompañaban.

Entre la multitud hubo división de opiniones. Se le abucheó y se le aplaudió a partes iguales mientras el líder demócrata intentaba alzar la voz para enfrentar discursivamente al mandatario texano. Ted Cruz, senador republicano que se encontraba en el estrado detrás de Abbott, le solicitó con un firme: "Siéntese!" que guardara las formas. Gente en el público pedía la intervención de candidato opositor "¡Déjenlo hablar!" dijo una mujer, mientras McLaughlin, alcalde de Uvaldo, se dirigió a O'Rourke como un "enfermo hijo de perra". Algunos llantos se escuchaban producto de la escena que estaba protagonizando la clase política texana.

Rápidamente la conferencia de prensa cambio de sentido al convertirse en un debate abierto sobre la posesión de armas, en particular sobre los rifles de asalto. Debate que se está sucitando de manera simultánea en toda la geografía estadounidense. 

Desde el partido demócrata se aboga por una regulación de la venta indiscriminada de armas que ayude a disminuir las posibilidades de tiroteos masivos en supermercados, cines, centros comerciales y, en particular, recintos educativos. Por su parte, el partido republicano es un ferviente defensor de la segunda enmienda y entre sus planes está formar personal docente capaz de hacer frente a este tipo de incidentes. Su apuesta es redoblar esfuerzos entrenando y poniendo armas a disposición de profesores y directores. Es un tema que no abordan con demasiado entusiasmo, prefieren evitarlo a toda costa. 

"En estos momentos necesitamos que todos los texanos dejen de lado sus agendas, piensen en alguien más que en ellos mismos, piensen en las personas que están heridas", dijo Abbott levantando la voz inmediatamente después de que O'Rourke fue retirado del lugar.

El vice gobernador Dan Patrick tomó la palabra para expresar su rechazo a la politización del tema ya que "este no es un tema partidista", aseguró.

Para gran parte de la sociedad norteamericana los tiroteos masivos, particularmente en escuelas, si son un tema político. Los legisladores texanos han relajado leyes para el acceso a todo tipo de armas que se han visto involucradas en incidentes violentos masivos. Lo ocurrido el pasado martes se suma a una lista de matanzas ocurridas recientemente en el estado.

Te recomendamos leer:

Abbott defendió su mandato y el de los legisladores del estado, de mayoría republicana, afirmando que las medidas implementadas desde el 2019 son las "más profundas" que se hayan tomado en USA para hacer frente al problema de las masacres escolares. Sus esfuerzos y los de sus compañeros de partido están centrados en atacar el problema desde la perspectiva de la salud mental y también en redoblar medidas de seguridad en las escuelas. Restringir las armas de fuego ni se plantea.

Con información de Associated Press.

Síguenos en