Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Captan a un leopardo negro por primera vez desde 1909

Según National Geographic, el leopardo negro capturado por el Sr. Pilfold en 2018 tiene melanismo y la última observación de uno fue hace 100 años 

Por: El Debate

La fotografía pertenece a @ alykhansatchu

La fotografía pertenece a @ alykhansatchu

Kenia.- .- Por primera vez en 100 años un equipo de biólogos logró fotografiar un leopardo negro en Kenia, un muy extraño felino que se caracteriza por su melanismo, un exceso de pigmentación en la piel. Este es el segunda leopardo detectado en Laikipia después de que un descubrimiento similar fue registrado por el entonces periodista fotográfico de la Nación, Phoebe Okall, en 2013 en Ol Jogi Conservancy.

Según National Geographic, el leopardo negro capturado por el Sr. Pilfold en 2018 tiene melanismo y la última observación de uno fue en 1909.

Se informó que el leopardo negro es tan oscuro debido a una mutación genética llamada melanismo, que hace que el cuerpo produzca una sobreabundancia de pigmento, esencialmente lo opuesto al albinismo. “El melanismo se produce en aproximadamente el 11% de los leopardos del mundo, pero la mayoría de estos leopardos viven en el sudeste asiático”, explicó Pilfold. Como detalla en la investigación publicada:

Al contrario del albinismo, el melanismo es el resultado de un gen que causa un exceso de pigmento en la piel o el cabello de un animal para que aparezca negro. Se han reportado leopardos melanísticos en y alrededor de Kenia durante décadas, pero la confirmación científica de su existencia sigue siendo bastante rara, afirma National Geographic en su sitio web.

El biólogo con sede en Kenia y su equipo desplegaron un conjunto de cámaras de captura en los bosques de Loisaba Conservancy a principios de 2018.

No pasó mucho tiempo antes de que obtuviera lo que estaba buscando: una prueba innegable de un leopardo melanístico súper raro. La hembra juvenil fue vista viajando con un leopardo más grande, normalmente de color, presumiblemente su madre.

National Geographic afirma que la fotografía de 1909 se tomó en Addis Abeba, Etiopía, y se almacenó en las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural en Washington, DC.

En esta nota: