Mundo

Casos de COVID-19 no descienden en Cuba pese a las duras medidas

Además, las autoridades informaron que un nuevo fallecimiento por COVID-19, que eleva a 117 el recuento de víctimas mortales de la enfermedad

Por  EFE

Varias personas hacen fila para comprar refresco a granel, el 17 de septiembre de 2020 en La Habana(EFE)

Varias personas hacen fila para comprar refresco a granel, el 17 de septiembre de 2020 en La Habana | EFE

La Habana, Cuba.- El Ministerio de Salud Pública (Minsap) de Cuba informó este martes que el país mantiene su tendencia oscilante al alza en el número de contagios con 81 nuevos casos del nuevo coronavirus (COVID-19), 42 de ellos en La Habana, que cumple tres semanas bajo fuertes restricciones de movilidad, convertida desde agosto en el principal foco de la enfermedad en el país.

En esta jornada se anunció un nuevo fallecimiento, un cubano de 63 años con padecimientos anteriores que eleva a 117 el recuento de víctimas mortales de la enfermedad, indicaron las autoridades sanitarias.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La cifra de confirmados de hoy significa un aumento comparado a los 50 de ayer lunes y es la mayor en los últimos siete días (entre 36 y 77 contagios), con La Habana como la región más afectada por número de casos y Ciego de Ávila (centro) la de peor situación según la tasa de incidencia del virus por habitante.

Entre los nuevos enfermos hay 73 cubanos y ocho obreros indios, relacionados con un brote en el municipio habanero de Regla donde residen y que ya acumula unos 42 positivos.

De los casos informados hoy, 78 son contactos de otros pacientes y en tres no se confirma la fuente de infección. El 77,8 % (63) se encontraba asintomático en el momento de la prueba.

Según el Minsap, La Habana acumula 42 de los 81 contagios de hoy, repartidos en once de sus quince municipios, donde se mantienen activos once rebrotes (cuatro institucionales y el resto comunitarios).

El resto de pacientes residen en la cercana Matanzas (24), Ciego de Ávila (13), la central Sancti Spiritus (1) y la oriental Holguín (1).

En hospitales y centros estatales cubanos se encuentran ingresadas 8.074 personas, incluyendo los 597 casos activos de COVID-19. Hay tres enfermos en estado crítico, ocho graves y el resto evoluciona sin complicaciones.

Con las 44 altas médicas de este martes, el total de recuperados se eleva a 4.506, un 86,3 % del acumulado de positivos.

La isla ya ha completado 554.425 muestras PCR desde el inicio de la epidemia -8.175 la víspera-, complementadas por miles de kits rápidos.

SIN RENUNCIAR A LA "NUEVA NORMALIDAD"

La isla sufre actualmente una segunda ola de coronavirus, mayor en cantidad de casos que el pico de abril pasado. Los rebrotes actuales comenzaron a finales de julio, después de declarar controlada la enfermedad y celebrar dos días sin infecciones locales solo una semana antes.

Los casos se habían mantenido concentrados en la zona occidental hasta mediados de agosto, para luego extenderse al centro y oriente del país, que en ese momento se hallaban en la tercera y última fase de reapertura y no detectaban casos en meses.

Ante el rápido aumento de los positivos, el Gobierno Nacional decidió cortar el tránsito, primero entre el occidente y el resto de la isla, y luego entre las provincias. La Habana quedó cerrada y bajo un inédito toque de queda nocturno, entre otras restricciones que se mantendrán al menos hasta el 30 de septiembre.

La capital y la ciudad cabecera de Ciego de Ávila (el resto de ese territorio está en fase 1) son las únicas del país en fase 0 o "etapa de transmisión autóctona limitada" del virus. La gran mayoría de las provincias cubanas sigue en fase 3.

Varias personas cargan alimentos, el 17 de septiembre de 2020 en La Habana. / Fotografía: EFE.

A pesar de la tendencia al alza en los contagios y de que varias regiones y comunidades están bajo cuarentena,el país mantiene abiertas las aulas a las que regresaron los estudiantes el pasado 1 de septiembre.

El reinicio del curso escolar 2019-2020, detenido en marzo por la pandemia, se encuentra pospuesto en La Habana y solo pocos días después de su comienzo tuvo que ser cancelado en varias localidades.

El reciente comienzo de la Serie Nacional de Béisbol también ilustra el esfuerzo del Gobierno cubano por impulsar la marcha de una "nueva normalidad" en el país, en el que el coronavirus ha agravado la endémica crisis económica y donde desde abril se mantienen cerradas la fronteras sin fecha probable de apertura. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo