Mundo

Católicos viven tensión en parroquia nicaragüense asediada por sandinistas

Los católicos que acudieron a una misa vivieron momentos de tensión luego de que simpatizantes del Gobierno, con tubos y machetes, intentaran entrar a la fuerza

Por  EFE

Católicos viven tensión en parroquia nicaragüense asediada por sandinistas(EFE)

Católicos viven tensión en parroquia nicaragüense asediada por sandinistas | EFE

Masaya (Nicaragua).- Los católicos nicaragüenses que acudieron este jueves a una misa en la iglesia San Juan Bautista en la ciudad de Masaya (sureste) vivieron momentos de tensión luego de que simpatizantes del Gobierno del presidente Daniel Ortega, con tubos y machetes, intentaran entrar a la fuerza, denunció el párroco.

La Arquidiócesis de Managua, Masaya y Carazo ordenó celebrar en sus parroquias una jornada de oración y reparación por el respeto al templo de San Miguel Arcángel, también en esa misma ciudad y que se encuentra sitiado por la Policía y sin suministro de agua, ni energía, tras acoger a 11 madres que el jueves pasado iniciaron una huelga de hambre por la liberación de más 150 "presos políticos", incluido sus hijos.

"Fuerzas de choques, simpatizantes del Gobierno, estaban a 50 metros de la iglesia (San Juan Bautista). Sólo esperaron el momento en que iniciáramos la misa para venir con sus vulgaridades", dijo a periodistas el párroco de ese templo, Harry Salvador Padilla.

Vinieron con machetes, tubos y armas a vista y paciencia" de los policías antidisturbios que resguardan la parroquia, señaló.

Padilla. / EFE.

Denunció que los policías observaron cuando los simpatizantes del Gobierno golpearon a los feligreses y quisieron entrar a la fuerza a la parroquia, y no se inmutaron.

Me golpearon a los monaguillos, me les dieron con los tubos", afirmó el sacerdote.

Estimó que eran entre 60 y 70 sandinistas, armados con tubos y con machetes, los que intentaron ingresar a la iglesia, golpear a los feligreses y posiblemente a él.

El Gobierno de Nicaragua, a través de la vicepresidenta Rosario Murillo, ha pedido "respeto a la dignidad, de todos, en primer lugar de quienes dicen tener autoridad pastoral".

La iglesia San Juan Bautista tuvo que cerrar sus puertas para impedir el ingreso de los sandinistas y así celebraron la jornada de oración en la que pidieron por las vidas de las huelguistas que están asiladas en la parroquia San Miguel Arcángel, ubicada a 32 kilómetros al sureste de Managua.

Una puerta bloqueada en la parroquia San Juan Bautista. / EFE.

La misa también fue en reparación contra las ofensas y profanación al Santísimo Sacramento y en reparación por la profanación en la persona de obispos, sacerdotes y religiosas que han sufrido vejámenes en medio de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril de 2018.

Asimismo, en reparación por la profanación de los templos católicos, y por la paz y la justicia de Nicaragua, de acuerdo con el programa de la Arquidiócesis de Managua, cuya jornada, que incluyó rezos y un viacrucis penitencial en algunas parroquias, culminó con la oración de San Miguel Arcángel.

Los desencuentros entre el Gobierno y el clero nicaragüense ha aumentado desde que la semana pasada una parroquia acogió a 11 madres que mantienen una huelga de hambre voluntaria por la liberación de los más de 150 "presos políticos".

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 651 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo