Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

China acusa a ejecutivo inglés por soborno

BEIJING

China, (AP).- Un directivo inglés de la farmacéutica GlaxoSmithKline fue acusado el miércoles por la policía china de encabezar una maquinación para sobornar a doctores y directores de hospitales con el fin de que utilizaran sus productos.

Es la primera ocasión en que un empleado extranjero de GSK es acusado en China en la investigación que comenzó en julio pasado. Ha puesto de relieve el extendido uso de pagos a doctores y hospitales por parte de vendedores de medicamentos y equipo médico en el sistema de salud estatal, que sufre carencia de recursos y que los líderes políticos han prometido arreglar.

El directivo, Mark Reilly, está acusado de dirigir "una red masiva de sobornos", dijo un funcionario de la policía, Gao Feng, en conferencia de prensa. Agregó que el caso ya fue transferido a fiscales.

En enero de 2009 Reilly fue acusado de ordenar a su equipo ventas que pagara a doctores, funcionarios de hospitales e instituciones de salud para que usaran los productos de GSK, dijo Gao, subdirector de la unidad de delitos económicos del Ministerio de Salud Pública. Indicó que eso resultó en una "ganancia ilegal" de miles de millones de yuanes (millones de dólares).

Gao dijo que hasta donde él sabía Reilly sigue en China pero no conoce detalles de su situación. El y otra decena de personas están implicados en el caso pero no dio los nombres de los otros.

Reilly tiene el cargo de vicepresidente de productos farmacéuticos de GSK para China y Hong Kong y era gerente general para China.

Previamente la policía había identificado a cuatro empleados chinos de la compañía, quienes habrían confesado el soborno.

Otra farmacéutica extranjera, AstraZeneca, informó en julio que la policía de Shanghai investigaba a uno de sus vendedores. La compañía no ha dado más información desde entonces.

Los medios oficiales chinos han dado a conocer las investigaciones sobre la conducta de GSK y AstraZeneca. Pero economistas que estudian el sistema sanitario de China dicen que esos pagos también son comunes entre los fabricantes de medicamentos chinos.

Doctores y directivos de hospitales rutinariamente aceptan pagos de pacientes y proveedores para compensar sus ingresos y cubrir faltantes en los presupuestos.

Los hospitales reciben dinero al aplicar sobreprecios a los medicamentos y asignar cuotas a los vendedores. Eso puede distorsionar el tratamiento al promover el uso excesivo de medicamentos o procedimientos caros.

Como resultado de los sobornos, GSK puedo cobrar por sus productos precios superiores hasta en siete veces a los que se pagan por ellos en otros países, dijo Gao.