Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Científico que descubrió el Ébola, frustrado por nuevo brote

MUNDO

Bélgica. (El Universal) Peter Piot tenía 27 años, estaba recién titulado y trabajaba en un laboratorio de microbiología en Amberes cuando recibió un frasco de sangre con un misterioso patógeno que había matado gente en los bosques de Zaire.

Si hubiese sabido lo que iba a descubrir (que contenía Ébola, una de las enfermedades infecciosas más letales conocidas) habría tomado más precauciones de seguridad.

Piot y sus compañeros sólo llevaban puestos guantes de látex y batas de laboratorio de algodón blanco cuando desenroscaron la tapa, tomaron su contenido (viales de sangre infectada de una monja flamenca en Zaire, almacenados en un termo azul y enviados a Bélgica en un avión de pasajeros) y comenzaron a analizarlos.

"Probablemente fue bastante irresponsable. Pero entonces no sabíamos con qué estábamos tratando", dijo el científico que ahora tiene 65 años en una entrevista en su oficina en la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, que él dirige.

"Esos son momentos peligrosos, particularmente cuando no sabes lo que tienes. Esa sangre podía contener altos niveles de virus", agregó.

VIRUS ESPECTACULAR

Esta historia tuvo lugar en Bélgica en 1976, cuando Piot y su equipo se convirtieron en los descubridores del Ébola. El joven científico belga fue a Zaire, que ahora es la República Democrática del Congo, en África central para trabajar en las selvas entre los habitantes y misioneros moribundos para recoger muestras e investigar la epidemia.

Aún así, cuatro décadas después, la enfermedad que Piot describe como "un virus espectacular y una de las infecciones más letales que puedas imaginar" ha continuado incrementándose en la región, causando brotes esporádicos, pero aterradores que han matado a gente pobre y vulnerable con espantosas fiebres hemorrágicas.