Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Civiles huyen del avance del Eiil en norte de Irak

KALAK

Kalak, Irak, (AP).- Cientos de personas huyendo de los avances de milicianos suníes abarrotaban el jueves por la mañana un punto de control en el límite del territorio bajo control kurdo del país, intentando sumarse a los muchos desplazados que ya han buscado refugio en la seguridad relativa de esta región, que cuenta con una cierta autonomía de Bagdad.

Muchos de los refugiados eran turcomanes chiíes de las localidades en torno a Mosul, la segunda mayor ciudad de Irak. Mosul cayó este mes en manos de combatientes liderados por Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), un grupo extremista suní que ha capturado amplias zonas de Irak y quiere labrar un enclave islamista a ambos lados de la frontera entre Siria e Irak.

Además, el miércoles, una nueva ofensiva de artillería insurgente contra pueblos cristianos en el norte del país hizo huir de sus casas a miles de cristianos, que buscaron refugio en el enclave kurdo. El bombardeo sobre un núcleo de localidades se produjo en la zona conocida como Hamdaniya, a unas 45 millas (75 kilómetros) de la frontera con la región kurda.

Una refugiada que se identificó sólo con el apodo de Umm Alá temía represalias, diciendo que como ella, cientos de personas habían abandonado el pueblo de Quba y otra localidad cercana durante un primer asalto el 10 de junio, y estaban refugiados en comunidades cercanas cuando se produjo el ataque del miércoles.

"Matarán a cualquier hombre chií, y quemarán cualquier casa chií", afirmó otro refugiado, identificado como Huda. "Nadie se ha quedado en Quba. Todos los chiíes se han marchado".

En otra zona del país, fuerzas gubernamentales se enfrentaron el miércoles a milicianos suníes que amenazaban una base militar aérea en Balad, al norte de Bagdad, según fuentes militares. Los milicianos habían avanzado hacia la cercana plaza de Yathrib, a cinco kilómetros (tres millas) de la antigua base militar estadounidense conocida como Campamento Anaconda. Las autoridades insistieron en que la base no corría peligro de caer en manos de los insurgentes.

Fuentes militares estadounidenses e iraquíes confirmaron el miércoles que aviones sirios habían bombardeado posiciones de milicianos suníes en Irak, agravando los temores de que la insurgencia en ambos países pueda convertirse en un conflicto regional aún mayor.

Por su parte, dos fuentes estadounidenses dijeron que Irán estaba realizando vuelos de vigilancia con aviones no tripulados desde un campo aéreo en Bagdad, mientras que una fuente de inteligencia iraquí dijo que Irán está suministrando armas en secreto a las fuerzas iraquíes de seguridad.

La implicación de Siria e Irán sugiere una mayor cooperación entre los tres gobiernos de liderazgo chií en respuesta a la insurgencia suní. En un giro de acontecimientos poco común, Estados Unidos, Irán y Siria se encuentran así con un interés compartido en estabilizar el gobierno iraquí.