Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Coches bomba matan a 13 civiles en Bagdad

BAGDAD

Bagdad.- Dos atentados con coches bomba dejaron el domingo por la mañana por lo menos 13 civiles muertos, dijeron funcionarios, en medio de un violento enfrentamiento entre fuerzas iraquíes y extremistas vinculados con al-Qaida al oeste de la capital.

Las explosiones ocurren un día después que altos funcionarios norteamericanos terminaron una visita de tres días para reunirse con altos líderes políticos con el fin de discutir la crisis de seguridad en la provincia de Anbar, dominada por los suníes.

El peor de los dos atentados ocurrió en una atestada estación de autobuses en el centro de Bagdad, cuando un carro lleno de explosivos detonó frente a la instalación en la zona llamada Allawi, con un saldo de por lo menos nueve muertos y 16 heridos, dijo un policía. Miles de personas usan la estación a diario o pasan por la zona. El jueves pasado un agresor suicida hizo estallar los explosivos que llevaba encima entre un grupo de reclutas de las fuerzas de seguridad, matando a unos 20.

Otro vehículo cargado de explosivos detonó en un lugar lleno de autobuses y taxis en el vecindario norte de Hurriyah, matando a cuatro civiles e hiriendo a 12, dijo el mismo funcionario.

Dos funcionarios médicos confirmaron las cifras de bajas. Todos hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a informar de lo sucedido.

Los ataques ocurren en momentos en que las fuerzas de seguridad iraquíes y milicianos aliados de tribus suníes luchan con militantes vinculados con al-Qaida en Anbar para retomar el control de este territorio estratégico ocupado por extremistas del grupo local de al-Qaida, llamado Estado Islámico de Irak y el Levante.

Pero las fuerzas iraquíes no han logrado retomar el control de Faluya, que sigue en manos de extremistas y grupos tribales armados que se oponen al gobierno central. Estos milicianos y combatientes tribales también controlan parte de Ramadi, la capital provincial.

Miles de familias han abandonado la zona, temiendo una ofensiva del gobierno. Los choques entre los extremistas y las fuerzas de seguridad han dejado por lo menos 60 muertos desde que la violencia volvió a surgir tras el arresto el 28 de diciembre de un legislador suní buscado por cargos de terrorismo y el desmantelamiento de un campamento de manifestantes antigubernamentales en Ramadi.

Los extremistas, envalentonados por los avances de sus colegas en la guerra civil en la vecina Siria, han tratado de presentarse como líderes de los iraquíes suníes furiosos con el gobierno, controlado por chiíes, sobre lo que consideran esfuerzos por marginalizarlos.

En una señal de la preocupación de Estados Unidos sobre la situación en Anbar, el subsecretario adjunto de Estado a cargo de asuntos del Cercano Oriente, Brett McGurk, terminó una visita de tres días para reunirse con el primer ministro Nuri al-Maliki y otros altos líderes políticos iraquíes, así como líderes tribales de Anbar, para discutir la situación de seguridad.

En un comunicado, la embajada de Estados Unidos en Irak dijo que McGurk hizo énfasis en que Estados Unidos "ofrecerá toda la asistencia necesaria y apropiada al gobierno de Irak... bajo el Acuerdo Estratégico, para asegurar que estos esfuerzos salgan adelante".

Washington ha descartado la posibilidad de enviar soldados pero recientemente envió decenas de misiles Hellfire, y ha prometido enviar más cohetes así como aviones no tripulados de reconocimiento.

Las tensiones políticas y la violencia se han disparado en Irak durante los últimos meses. El año pasado el país tuvo el mayor saldo de muertos desde que lo peor de la violencia sectaria comenzó a ceder en 2007, según cifra de la ONU, que indicaron que en Irak hubo 8.868 muertos por la violencia en 2013.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán