Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Colombia: nueva ley beneficiaría unos 7.000 presos

BOGOTA

Colombia.- Entre 7.000 y 9.000 presos podrán pedir la libertad condicional o la detención domiciliaria tras la entrada en vigencia en Colombia del nuevo Código Penitenciario, que entre otros objetivos busca descongestionar las cárceles.

"Podrán acceder a la detención domiciliaria personas, sin antecedentes, que hayan sido condenadas a una pena menor a ocho años de cárcel", según un informe publicado por el Ministerio de Justicia en su página en internet.

El ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, advirtió que "aquí no vamos a excarcelar ni a asesinos, ni a violadores, ni a depredadores del erario público".

En declaraciones a la emisora local BluRadio, el funcionario insistió en que no tendrán derecho a este beneficio aquellos presos reincidentes. "No es cierto que vayamos a sacar hampones de las cárceles", enfatizó.

Colombia, según cifras del estatal Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, tiene 138 prisiones en las que hay detenidas unas 120.000 personas. El instituto sostuvo que en los penales colombianos hay un hacinamiento de 58%, que equivale a unos 44.000 detenidos por encima de la capacidad de las prisiones.

Pero no será el gobierno quien decida la libertad de los presos que aspiren a la detención condicional o domiciliaria. Esa determinación, caso por caso, será estudiada por los jueces.

Las medidas del nuevo Código Penitenciario, según el ministro de Justicia, "son un conjunto de normas enfocadas a dignificar la situación de las personas recluidas en las cárceles" colombianas.

Para Gómez Méndez, "lo que tenemos que definir es si todo proceso penal tiene que llevar a cárcel". Según dijo, en muchos países del mundo no siempre se castigan todos los delitos con cárcel.

Precisamente los autores de dos de los delitos más denunciados por los colombianos tendrán derecho a este beneficio: la violencia intrafamiliar y la inasistencia alimentaria.

Según el nuevo Código, aprobado el año pasado por el Congreso, los condenados de mínima seguridad también podrán realizar trabajos con los ingenieros militares del ejército -construcción de carreteras o de puentes, por ejemplo- para así rebajar sus penas.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, según la nueva ley, tendrá la obligación de vigilar que los presos estén haciendo buen uso de la detención domiciliaria.