Mundo

¿Cómo combatir el cambio climático tras Covid-19?

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero, fueron 5 por ciento más bajas a nivel mundial durante los primeros tres meses del año con respecto al mismo periodo de 2019

Por  Agencia Reforma y Tonatiúh Rubín

¿Cómo combatir el cambio climático tras Covid-19(Agencia Reforma)

¿Cómo combatir el cambio climático tras Covid-19 | Agencia Reforma

Ciudad de México.- Gobiernos pueden apostar por energías renovables para evitar un rebote de las emisiones, como ocurrió tras la crisis del 2008.

La Tierra experimentó un breve respiro gracias a la pandemia del Covid-19, pero una recuperación no sustentable podría agravar la crisis climática.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero, fueron 5 por ciento más bajas a nivel mundial durante los primeros tres meses del año con respecto al mismo periodo de 2019, según la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, las recuperaciones de crisis económicas pasadas fueron acompañadas de un rebote de estas emisiones, situación que busca evitar el Plan de Recuperación Sustentable de este organismo.

¿Qué pasó tras la crisis de 2008?

En el 2008, una crisis financiera estalló en Estados Unidos e impactó a todo el mundo.

A nivel mundial, la contracción de la economía provocó en 2009 una reducción de las emisiones de 400 millones de toneladas de CO2, similar a la cantidad que emiten países como Australia, Turquía y Brasil en un año.

En 2010, cuando la economía comenzó a recuperarse, la Tierra experimentó un rebote de emisiones cuatro veces más grande que la cifra reducida por la crisis.

Ese año, el rebote fue de mil 700 millones de toneladas de CO2, equivalentes a las emisiones anuales de Rusia, el cuarto país que más emite este gas, según el Global Carbon Atlas.

¿Qué puede pasar tras la crisis del Covid-19?

Las emisiones mundiales de CO2 podrían caer 8 por ciento este año, con respecto al 2019, de acuerdo con la IEA.

Esta baja no obedece a planes de reducción de emisiones ni a medidas para mitigar la crisis climática, sino a la caída de las actividades económicas en varios países debido a los confinamientos para controlar el Covid-19, precisa la institución.

Sin tomar en cuenta la pandemia, cada año las emisiones mundiales crecen 1.5 por ciento, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Si los países quisieran lograr el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1.5 grados centígrados para finales del siglo, todos los años tendrían que reducir 7 por ciento sus emisiones.

Por lo tanto, cada año sería necesaria una reducción similar a la que consiguió el Covid-19 en 2020.

¿Cómo evitar el rebote?

La crisis del Covid-19 es la más grande que afronta el mundo en casi 100 años, señala la IEA.

La contracción del 6 por ciento de la economía mundial podría provocar la pérdida de casi 300 millones de empleos, añade.

Para evitar un rebote de las emisiones, crear fuentes de trabajo y propiciar el crecimiento de la economía, la IEA y el Fondo Monetario Internacional (FMI) crearon el Plan de Recuperación Sustentable, que requiere una inversión de un billón de dólares cada año hasta el 2023.

Si este proyecto se concentra, las emisiones disminuirían, se generarían 9 millones de empleos y la economía del planeta podría crecer 1.1 por ciento al año.

¿Qué contempla el Plan de Recuperación Sustentable?

  • 1. Acelerar el despliegue de energías renovables, como la solar y eólica, así como modernizar las redes eléctricas.
  • 2. Incrementar la propagación de transporte más limpio, como vehículos eléctricos y trenes de alta velocidad.
  • 3. Mejorar la eficiencia energética de los edificios y maquinaria.
  • 4. Hacer más eficientes la tecnología en industrias como manufactura, alimentación y textiles.
  • 5. Producir y usar combustibles más sustentables.
  • 6. Empujar la innovación de tecnologías como el hidrógeno, baterías, captura y almacenamiento de carbón, y pequeños reactores nucleares.

¿Cómo se beneficia el planeta?

Si bien la caída de emisiones de este año no es motivo de celebración porque es el resultado de los impactos económicos del confinamiento, brinda un punto de partida para arrancar una disminución estructural de los gases que contribuyen a la crisis climática.

Con su plan, la IEA busca encaminar al mundo para cumplir los objetivos del Acuerdo de París mediante la promoción de la eficiencia energética y la mayor generación de electricidad a partir de energías renovables.

También propone aprovechar los bajos costos actuales del petróleo y gas para reformar los subsidios a los combustibles fósiles, que considera ineficientes.

En caso de implementar su iniciativa, la IEA prevé una reducción de 4 mil 500 millones de toneladas de CO2 para el 2023, una cantidad más grande que las emisiones anuales de India, el tercer país que más emite este gas en el mundo.

Además, las partículas que contaminan el aire también se reducirían un 5 por ciento, lo que mejoraría la salud de las personas.

"Los gobiernos tienen una oportunidad única en la vida para reiniciar sus economías y traer una ola de nuevas oportunidades de empleo al mismo tiempo que aceleran el cambio hacia un futuro energético más resiliente y limpio".

Faith Birol, Director ejecutivo de la IEA.

Te podría interesar: 

El actor Mauricio Herrera y su esposa Luhana tienen Covid-19

Emiten medidas sanitarias para agencias de viajes en Michoacán

Una reapertura demasiado temprana, culpable de repuntes de COVID-19 en EEUU

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo