Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Condenan por fraude a cinco empleados de Madoff

NUEVA YORK

Nueva York.- El asesor financiero Bernard Madoff, quien defraudó por cerca de 20.000 millones de dólares a sus clientes, siempre dijo que había actuado solo pero ese argumento fue desechado por un jurado que condenó a cinco de sus exempleados por ayudarlo en sus crímenes.

El veredicto emitido el lunes en una corte federal en Manhattan significa que más de una decena de personas se ha declarado culpable o han sido condenadas por un gigantesco esquema de fraude piramidal ideado que Madoff realizaba desde años atrás pero que fue descubierto por el derrumbe económico de 2008.

Durante más de cinco meses el jurado escuchó a decenas de testigos y vio cientos de pruebas antes de condenar por numerosos cargos al exsecretario de Madoff, su director de operaciones, un gerente de cuentas y dos programadores.

"La evidencia fue abrumadora", dijo Craig Parise, un integrante del jurado a los periodistas tras salir del tribunal. Tal como lo prometieron los fiscales en octubre, al inicio del juicio, las pruebas mostraron que inversionistas grandes o pequeños fueron estafados, desde un jubilado de Florida a celebridades como el director de cine Steven Spielberg, el actor Kevin Bacon y el pitcher del Salón de la Fama Sandy Koufax. Hasta el sobreviviente del Holocausto y ganador del premio Nobel de la Paz Elie Wiesel fue defraudado.

Los acusados fueron condenados por cargos de asociación para defraudar a clientes, fraude con acciones y falsificar los registros contables y registros de un corredor de bolsa, entre otros. Las penas contempladas para esos delitos van de 78 a 220 años de prisión pero se espera que las sentencias sean mucho menores. En julio se conocerán las penas.

Daniel Bonventre, Annette Bongiorno, JoAnn Crupi y los programadores Jerome O'Hara y George Perez participaron en el engaño al elaborar miles de declaraciones y registros de transacciones falsos que enviaron por correo mensualmente para aparentar que los clientes ganaban dinero en los mercados.