Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Confiesa haber matado a puñaladas a sus dos hijos

COLUMBUS

COLUMBUS, Ohio, EE.UU. (AP) -- Un ciudadano israelí confesó haber matado a puñaladas a sus dos hijos cuando lo visitaron procedentes de Estados Unidos, y luego dijo a la policía dónde había dejado los cadáveres, informaron las autoridades en Israel.

El padre fue puesto bajo custodia la tarde del miércoles después que se entregó, señaló Micky Rosenfeld, vocero de la policía israelí.

Los niños, Sara Levy, de 10 años, y su hermano de 11 años Yishai, vivían con su madre en Ohio y estudiaban en la escuela judía ortodoxa Columbus Torah Academy.

Las autoridades no revelaron el nombre del padre, quien vive en Ramla, Israel.

"Toda la comunidad de la Columbus Torah Academy tiene el corazón destrozado por la pérdida de nuestros dos estudiantes preciados", dijo en un comunicado el director de la escuela Rabbi Zvi Kahn. "Nuestros pensamientos y oraciones están con la apesadumbrada madre de los niños. Pedimos que todos respeten la privacidad de la familia".

Los niños estaban llenos de vida, tenían muchos amigos y "tenían una relación amorosa realmente profunda con su madre", dijo en una entrevista Gordon Hecker, presidente y director ejecutivo de la Federación Judía de Columbus.

El hombre y su exesposa, Karen, tuvieron un divorcio "complicado" y la policía había recibido quejas contra el padre por violencia antes de que la pareja se separara, comentó Rosenfeld.

El padre se ha negado a responder preguntas desde su confesión, agregó el vocero de la policía, y la investigación está en curso. "Obviamente, él es el principal sospechoso", dijo Rosenfeld.

No quedó claro de inmediato el motivo de los homicidios.

El portal israelí de internet Ynet dijo que la madre era una inmigrante estadounidense y pasó algún tiempo en un refugio para mujeres antes de mudarse con sus hijos a Estados Unidos para estar más cerca de su familia. Citó a Ruth Halperin-Kaddari, directora de un centro que representó a la mujer, diciendo que durante el proceso de divorcio, la madre manifestó preocupaciones de que el padre pudiera causar daño a los niños.

El sitio web agregó que los niños visitaban al padre dos veces al año, según lo estipulado en el acuerdo de divorcio.