Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Cura es condenado por "tocamientos indebidos" a un menor

El sacerdote pasará 10 años de prisión por abusar de una menor de edad en Perú

Foto: Temática/Ilustrativa

Perú (AFP).- Un tribunal peruano condenó a 10 años de prisión a un sacerdote católico por abusar de una menor de edad, a la que realizó "tocamientos indebidos" en su condición de párroco en un populoso distrito del norte del país, informó el Poder Judicial.

La sentencia contra el presbítero Luis del Carpio Costa la dictó este miércoles un tribunal de la Corte Superior del Santa. El caso estalló en 2014 en la localidad de Nuevo Chimbote, y el fallo -que puede ser apelado- se produce cuando faltan 100 días para la visita del Papa Francisco a Perú, país de mayoritaria confesión católica.

Foto: Cortesía/El Comercio

La denuncia contra el religioso provocó que el Vaticano, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, decretara su separación o "dimisión del estado clerical", en abril de 2016, según comunicado del obispado de Chimbote.

En esa ocasión, el obispado pidió a la comunidad "perdón por la conducta reprobable" y se comprometió a velar por el bien de "los menores y más desprotegidos".

Foto: Temática

El religioso fue acusado de delitos contra el pudor, que contemplan los de abuso sexual, por haber realizado "tocamientos indebidos" contra una niña de 12 años que se desempeñaba como ayudante en su parroquia, Nuestra Señora de Guadalupe.

Del Carpio, que alegó inocencia, fue separado como párroco de esa iglesia en 2014.

En los últimos años, coincidiendo con la elección de Jorge Bergoglio como papa en marzo de 2013, se hicieron públicos en Perú varios casos de abuso sexual contra menores, perpetrados por religiosos y organizaciones católicas.

OTRO CASO: SACERDOTE ESPAÑOL ABUSÓ SEXUALMENTE Y PROSTITUYÓ A MENORES

Tegucigalpa, Honduras (EFE/AP).- Autoridades hondureñas informaron hoy de la detención de un sacerdote español solicitado en su país por presuntamente haber abusado sexualmente y prostituir a menores de edad.

De acuerdo con un informe de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), el religioso, identificado como Joan Alonzo Bonal, fue detenido este jueves en el departamento de Gracia a Dios, fronterizo con Nicaragua.

Joan Alonzo Bonal fue detenido por haber sido acusado de abusar y prostituir a menores. Foto: Policía Nacional de Honduras.

Con ello se dio cumplimiento a una "orden de captura con fines de extradición emitida por España" en su contra.

El sacerdote está solicitado por la Justicia de su país por "suponerlo responsable de haber cometido los delitos de abuso sexual y prostitución de menores", indicó la Fusina.

Por tanto, Bonal se encuentra detenido en una instalación de la Policía Nacional, mientras las autoridades hondureñas adelantan el procedimiento para su extradición hacia España.

 Es innegable que la Iglesia se sigue enfrentando a un severo problema de pederastia entre los curas. Ahora bien, en tanto unos "hombres de Dios" entran a la cárcel para responder a la justicia por tales crímenes, otros salen libres. 

Ése fue el caso de Paul Shanley, un ex sacerdote que fue pieza clave del escándalo de abuso sexual por parte de clérigos de la iglesia católica en Boston, quien salió en libertad discretamente el pasado viernes 28 de julio, tras cumplir una sentencia de 12 años por violar a un niño en la década de 1980.

Paul Shanley, de 86 años, salió del Centro Correccional Old Colony en Bridgewater y, de acuerdo con el registro estatal de abusadores sexuales, planea vivir en un departamento en Ware, un pueblo de unos 10 mil habitantes a 105 kilómetros al oeste de Boston.

Algunos fiscales y varias de sus presuntas víctimas se opusieron a que saliera en libertad, puesto que Shanley fue categorizado como abusador de nivel 3, es decir, de los más propensos a reincidir. No obstante, dos psicólogos concluyeron que, debido a la edad avanzada del ex sacerdote y sus problemas de salud, es poco probable que vuelva a cometer este tipo de abusos. 

Por otra parte, el abogado Mitchell Garabedian, quien representa a docenas de hombres que aseguran haber sido violados por Shanley, dijo que las evaluaciones de los psicólogos estuvieron incompletas, ya que éstos no lo entrevistaron; en lugar de ello, revisaron reportes policiales, archivos de la fiscalía y documentos de la Iglesia que contienen varias quejas de abuso sexual en su contra.

"Paul Shanley debería estar en un hospital recibiendo tratamiento y no en el mundo exterior donde puede fácilmente tener acceso a niños inocentes", agregó.

 TE PUEDE INTERESAR:

 

 

 

 

 
 

Persecución judicial sobre grupos de curas pederastas