Mundo

Deforestación de la Amazonia colombiana es peor que la de Brasil: UICN

Claudio Maretti, vicepresidente de la UICN alertó que Colombia tiene una evolución de la deforestación de su Amazonia peor que la de Brasil en los últimos 20 años, y destacó que "estamos dejando morir a la Amazonia"

Por  Marcela Gómez

Deforestación de la Amazonia colombiana es peor que la de Brasil: UICN(Archivo EFE)

Deforestación de la Amazonia colombiana es peor que la de Brasil: UICN | Archivo EFE

Bogotá, Colombia.- Claudio Maretti, vicepresidente de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) alertó este lunes que Colombia tiene una evolución de la deforestación de su Amazonia peor que la de Brasil en los últimos 20 años.

Maretti dijo esta advertencia durante una entrevista con el Centro Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para América Latina y el Caribe, y destacó que "estamos dejando morir a la Amazonia". 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Al ser preguntado por las estrategias de los gobiernos para compensar los daños ambientales, Maretti respondió:

"Durante las últimas décadas, el aumento de la ocupación en las tierras de la Amazonia tiene que ver con los bajos costos de la tierra y el aumento de la población. Hoy en día sale más barato hacer deforestación ilegal para producir que hacer todos los trámites legales. De alguna manera tenemos que mejorar las condiciones y la vigilancia a los ecosistemas para que no se siga ampliando la frontera agrícola. Por esta razón, las áreas protegidas, los territorios indígenas y los territorios naturales reconocidos constituyen una regulación para reducir la ampliación de la frontera agrícola. Por medio de la bioeconomía y el uso sostenible de la tierra tenemos que alimentar a la gente para mover la economía del bosque, de los ríos, de la Amazonia y de otros ecosistemas que queremos conservar". 

"Ahora, tenemos que saber que Colombia tiene una evolución de la deforestación de su Amazonia peor que la de Brasil en los últimos 20 años. La mayoría de países tiene entre el 80 y 90% de la Amazonia no talada y hay un 10 o 20% de su territorio ya degradado".

Para solucionar ese problema, el investigador en geografía recomienda "Por eso debemos encontrar soluciones económicamente viables y socialmente adecuadas para mantener la ecología sin ampliar la frontera agrícola". 

Indicó que "en la coyuntura de Colombia se deben articular esfuerzos para buscar oportunidades de ingresos que no generen deforestación".

El vicepresidente de la UICN, Claudio Maretti. / Fotografía: 

Claudio Maretti, quien también fue presidente del Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBio), una institución autónoma de régimen especial brasileña vinculada al Ministerio del Medio ambiente de Brasil, dijo si no frenamos la deforestación, estamos poniendo en riesgo a la Amazonia. 

Maretti explicó "por la presión del bosque húmedo se genera una atracción de aire sobre el Atlántico y se presenta una entrada de humedad del mar hacia la tierra. Es como una suerte de succión por la diferencia de presiones y la mayor cantidad de agua se queda en el suelo, en los bosques, en los ríos y la atmósfera. Es por esta razón que los países andino-amazónicos como Perú, Colombia y Ecuador, tienen una biodiversidad inmensa".

"Todo este proceso de la Amazonia trae humedad hacia la parte más productiva de América del Sur que es el centro-sur de Brasil, Paraguay, Uruguay y el norte de Argentina. Esa parte, toda, vive de lo agropecuario y tiene las lluvias gracias al régimen de humedad dependiente de este funcionamiento de la Amazonia. Lo que está pasando actualmente está debilitando la fuerza de ese proceso que es muy importante para el centro y sur de América del sur. Si no detenemos la deforestación, se seguirá empeorando el problema. En el río Xingú, por ejemplo, se ha comprobado científicamente que hay diferencias de pluviosidad por las zonas deforestadas. Estos cambios en la pluviosidad están siendo perjudiciales para la agricultura", dijo el experto. 

De acuerdo con los datos oficiales, el año pasado la deforestación en Brasil se disparó un 85 %, hasta los 9.165 kilómetros cuadrados, su mayor nivel desde 2016. Sin embargo, este año disminuyó a los 6.099 kilómetros cuadrados.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo