Mundo

Dejó la vida de sacerdote para casarse con otro hombre

Un cura argentino decidió renunciar al sacerdocio para casarse con su pareja del mismo sexo

Por  Raúl Durán

Foto temática.(Pixabay)

Foto temática. | Pixabay

Pablo fue sacerdote por mucho tiempo hasta que decidió colgar la sotana para casarse con su actual pareja, otro hombre.

El exsacerdote, de 40 años, reveló que su primer contacto homosexual fue cuando se preparaba para ser eclesiástico a los 21 años, relató al medio Vice.

Estudiaba de intercambio en el seminario para ser sacerdote cuando conoció a un hombre al que apoda "el colombiano", con quien compartió sus primeras experiencias homosexuales. 

A partir de ahí se hizo consciente de su atracción hacia el mismo sexo.

Tras ese encuentro, cada quien partió a distintas sedes del Vaticano y dejaron de verse por varias razones de "gracia divina", hasta que día se reencontraron en la Santa Sede.

El excura asegura que ambos tuvieron un encuentro en una habitación del Vaticano.

Luego de separarse nuevamente, Pablo continuó con su vida sacerdotal mientras comenzaba a buscar encuentros casuales con otros hombres a través de internet.

Algunos de ellos también eran sacerdotes e incluso terminaron siendo amigos.

"De los curas con los que estuve, con algunos compartía esa presión de estar viviendo dos vidas, pero para otros era algo totalmente normal", explicó.

Fue a raíz de una pelea con "el colombiano" que Pablo buscó replantearse su situación y decidir entre sus dos vidas. Lo primero que hizo fue pedir un "año sabático" al Vaticano con el fin de clarificar su mente.

Se trasladó a Villa Mercedes, Argentina. Lugar donde conoció a Óscar, su actual pareja. 

Relata que comenzaron con encuentros casuales, pero el vínculo se afianzó con el tiempo. Incluso trabajaba en el negocio de Óscar mientras recibía un apoyo económico por parte del Vaticano.

Un día, sin avisar, el Vaticano suspendió esa ayuda. Esto molestó a Pablo al punto en que llegó a publicar en Facebook una foto de él y su pareja juntos.

A pesar de que fue un acto de enojo, asegura que después se sintió aliviado. Gracias a ello, finalmente decidió colgar la sotana para vivir como deseaba y casarse con Óscar, con quien trabaja organizando eventos sociales.

A pesar de que su matrimonio va en contra de los preceptos de la Iglesia, Pablo asegura que mantiene su fe en Dios y tanto él como su pareja continúan llevando una vida religiosa en la medida de lo posible, e incluso tienen amistad con sacerdotes de su comunidad.

"Realmente creo que Jesús no me condenaría por amar a otro hombre", sentenció el exsacerdote.

Con información de Vice.