Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Después de Gabrielito otra niña pudo morir a manos de Ana Julia

La conmoción ha sido general en toda España por la muerte del pequeño Gabriel 

Por: El Debate

El padre de Gabriel y Ana Julia Quezada. Foto: EFE

El padre de Gabriel y Ana Julia Quezada. Foto: EFE

España.-En España, la Policía Nacional ha comenzado investigaciones acerca de la muerte de una niña en Burgos, niña que Ana Julia Quezada, presunta asesina del pequeño Gabriel Cruz, se encargaba de cuidar cuando ella vivía en aquella ciudad.

Las noticias indicaron que la niña a cargo de Ana Julia cayó por una ventana incidentalmente y el deceso fue considerado como un “accidente”, pero las fuentes indican que existe la posibilidad de que alguien la hubiese tirado "porque el edificio tenía contraventanas difíciles de abrir". Tras el hito nacional que se vivió por la búsqueda del niño Gabriel, el caso de esta niña ha vuelto al escrutinio de la policía.

Miles de elementos se avocaron a la búsqueda del pequeño niño. Foto: EFE

Es sabido que Ana Julia mantenía una relación sentimental con el padre de Gabriel desde hace alrededor de un año. Ella fue finalmente detenida este domingo en la localidad de Vícar como presunta autora de la muerte del menor.

El cadáver del pequeño de 8 años fue hallado por las fuerzas de seguridad en el maletero de su auto cuando trataba de llevarlo desde un pozo en el que habría permanecido escondido desde el momento de su muerte. "No he sido yo. He cogido el coche esta mañana", ha gritado a los agentes antes de su arresto.

Los investigadores comenzaron a dudar de su relato el pasado sábado 3 de marzo, cuando Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco de Gabriel mientras caminaba junto al padre del desaparecido por las inmediaciones del municipio en el que desapareció el menor.

Dos días después, los agentes confirmaron que esta camiseta blanca contenía restos de ADN del niño, según narra el portal El Confidencial.

Con el hallazgo del cadáver y el traslado de Quezada a la Comandancia de Almería se ha puesto fin a doce jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía, han llegado a trabajar 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios, entre ellos la propia detenida.

En esta nota:
  • Niños muertos en España
  • Gabriel
  • Ana Julia Quezada
  • Niña muerta
  • Burgos