Mundo

Directivos arremeten contra los registros policiales a medios australianos 

La segunda redada tuvo lugar un día más tarde en la sede de ABC por los llamados "Archivos Afganos" sobre presuntos abusos cometidos por fuerzas especiales australianas

Por  EFE

Directivos arremeten contra los registros policiales a medios australianos (Foto ilustrativa: Pixabay)

Directivos arremeten contra los registros policiales a medios australianos  | Foto ilustrativa: Pixabay

Sídney, Australia.- Los directivos de tres cadenas australianas pidieron hoy que no se criminalice el periodismo en nombre de la seguridad nacional, en una comparecencia conjunta tras dos recientes registros policiales vinculados a informaciones periodísticas. 

La demanda fue presentada por el director gerente de la cadena pública ABC, David Andreson, y los directores ejecutivos de News Corp, Michael Miller, y del Canal 9, Hugh Markes, que denunciaron la "cultura de secretismo" que impera en Australia. 

"Creemos que debemos ser firmes contra el terrorismo y ser fuertes en la seguridad de las fronteras, pero esto no supone que debamos aceptar leyes que hacen que el periodismo sea un delito", dijo Miller en la comparecencia. 

AYÚDANOS. Da click a la estrella de Google News y síguenos

"El balance en el debate sobre la seguridad nacional está ahora demasiado inclinado hacia el secretismo y alejado del derecho del público a saber", añadió Markes. 

"La libertad de prensa es otra forma de decir libertad pública. Queremos asegurarnos de que nuestros abuelos sean tratados adecuadamente, que los bancos no nos estén estafando y que los cargos electos actúen en nuestro mejor interés", concluyó Anderson. 

La comparecencia sigue a dos registros que la policía realizó a principios de este mes, el primero de ellos en la casa de Annika Smethurst, reportera de News que informó sobre los planes del gobierno de dar más poderes a las agencias de inteligencia para espiar a los australianos. 

La segunda redada tuvo lugar un día más tarde en la sede de ABC por los llamados "Archivos Afganos" sobre presuntos abusos cometidos por fuerzas especiales australianas en Afganistán, y que llevó a la cadena pública a presentar una demanda contra la policía. 
Miller calificó los registros como actos de "intimidación, no de investigación" y denunció que estos pretenden amedrentar a los periodistas y a sus fuentes. 

Australia cuenta desde 2014 con una serie de leyes que persiguen la divulgación de información vinculada a los intereses del Estado, tipifican nuevos delitos de espionaje y permiten el acceso a los metadatos de los ciudadanos.