Mundo

Donald Trump mejora la popularidad de Moon Jae-in

Los surcoreanos considera que la segunda cumbre entre Kim y Trump arrojará resultados positivos

Por  EFE

El presidente de Corea del Sur ha sido el principal impulsor de las reuniones entre Corea del Norte y Estados Unidos.

El presidente de Corea del Sur ha sido el principal impulsor de las reuniones entre Corea del Norte y Estados Unidos.

Por primera vez en casi tres meses la popularidad del presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha mejorado arriba del 50 por ciento debido a la combocatoria realizada por el mandatario para una segunda cumbre entre Donald Trump y el presidente de Corea del Norte, lo que ha logrado bajar la tensión de la península. 

Un sondeo realizado la semana pasada dio una aprobación de 50.4 por ciento, publicó hoy por la empresa Realmeter, esto da 1.6 por ciento más de aprobación a Moon Jae-in con respecto al muestreo anterior.  

Es la primera vez que esta tasa supera el 50 % desde la tercera semana de noviembre para Moon, cuya popularidad se ha resentido este año debido a la ralentización de la cuarta economía de Asia.

Según los autores de la muestra, que sondeó a 1.507 surcoreanos, la ligera recuperación responde a las últimas medidas del Gobierno para paliar el frenazo económico y a la convocatoria anunciada la semana pasada de una segunda cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de EEUU, Donald Trump.

Asimismo el gobernante Partido Democrático de Moon mejoró en 0,7 décimas porcentuales con respecto al sondeo realizado una semana antes su tasa de aceptación hasta situarla en 38,9 %, mientras que el principal bloque opositor, el conservador Partido de la Libertad de Corea, sumó 1,5 puntos más hasta quedar en el 28,9 %.

Encuentro entre los mandatarios Trump y Kim Jong Un

A su vez, otro sondeo de Realmeter publicado hoy muestra que el 62,5 % de los surcoreanos considera que la segunda cumbre entre Kim y Trump arrojará resultados positivos para el diálogo sobre la desnuclearización del régimen norcoreano.

En su primera cumbre de junio en Singapur Kim y Trump acordaron trabajar para el desarme del régimen a cambio de que Washington garantice su supervivencia, pero debido a la falta de una hoja de ruta el proceso apenas ha mostrado avances de peso hasta ahora. EFE