Mundo

EEUU defiende retención sin cargos de supuesto miembro de EI

El caso ha abierto un debate sobre el derecho del gobierno a retener a combatientes enemigos vinculados con el grupo EI

Por: AP

ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 17 de julio de 2017, humo alzándose tras un ataque aéreo de la coalición internacional contra una posición de combatientes del grupo extremista Estado Islámico, en el frente occidental de Raqqa, al nordeste de Siria. (AP Foto/Hussein Malla, Archivo)

ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 17 de julio de 2017, humo alzándose tras un ataque aéreo de la coalición internacional contra una posición de combatientes del grupo extremista Estado Islámico, en el frente occidental de Raqqa, al nordeste de Siria. (AP Foto/Hussein Malla, Archivo)

WASHINGTON (AP) — Un estadounidense detenido por fuerzas estadounidenses en Siria llevaba memorias USB con archivos del grupo extremista Estado Islámico cuando se entregó en Siria el año pasado, según documentos presentados por el gobierno estadounidense ante una corte federal.

Entre los archivos digitales que llevaba había documentos explicando cómo fabricar bombas, así como hojas de cálculo administrativas describiendo trabajos que hizo para la milicia radical, señaló el gobierno

La documentación para justificar su detención sin cargos, presentada el miércoles por la noche, contenía más de 150 páginas llenas de detalles sobre el sospechoso. Aún no ha sido identificado, pero se sabe que está casado y tiene una hija de tres años.

Los documentos plantean más dudas sobre por qué estaba en Siria. Él ha dicho a las autoridades estadounidenses que fue secuestrado y encarcelado por el grupo EI, y que tenía acreditaciones de prensa para escribir sobre el conflicto como reportero independiente.

El caso ha abierto un debate sobre el derecho del gobierno a retener a combatientes enemigos vinculados con el grupo EI, teniendo en cuenta los poderes de guerra aprobados por el Congreso tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 y los derechos constitucionales de cualquier ciudadano estadounidense.

La alegación del gobierno incluye un detallado itinerario de los viajes del detenido por todo el mundo, que incluyeron Arabia Saudí, Bahréin, Turquía y Siria, así como Estados Unidos, donde asistió a una universidad de Luisiana.

El FBI entrevistó a una persona que conoció al detenido en Nueva Orleans en julio de 2005, cuando era un estudiante universitario. Esa persona describió su comportamiento en esa época como “descontrolada y típica de un estudiante universitario”, señalando que bebía, iba a fiestas, jugaba y consumía marihuana. La persona dijo que el detenido no trabajaba, pero recibía “una cantidad considerable de dinero del gobierno de Arabia Saudí cada mes” y que su “madre era muy rica”.

Además, la persona señaló que en torno a 2005 o 2006, el detenido vivió brevemente en Covington, Luisiana, donde también acudió a casinos y clubes de striptís. Tras una discusión con amigos por no haber devuelto un dinero que utilizó para jugar, el detenido se fue de Luisiana y volvió a Arabia Saudí. Tiene doble ciudadanía estadounidense y saudí.

Según el gobierno, el detenido se alistó como combatiente del grupo EI en 2014 durante una visita a Siria, asistió a uno de los campos de instrucción de la milicia y después desempeñó varias labores, como distribuir vehículos a miembros del grupo EI y proteger un campo petrolífero controlado por el grupo armado.

El hombre fue detenido en torno al 11 de septiembre de 2017 por las Fuerzas Democráticas Sirias, apoyadas por Estados Unidos, en un control de seguridad. Dijo que llevaba dos días caminando. Las FDS dijeron que todo el territorio a dos días a pie del control estaba controlado por el grupo EI.

Se identificó a sí mismo como “Daesh”, el acrónimo en árabe para el grupo EI, y dijo a los combatientes de las FDS “que quería entregarse y hablar con los estadounidenses”, según el documento judicial. La milicia lo entregó a fuerzas estadounidenses.

En el momento de su rendición llevaba 4.200 dólares y un dispositivo de posicionamiento global. Las memorias USB también contenían información sobre cómo interrogar prisioneros y otros manuales para combatientes del grupo EI, según el gobierno. Llevaba también ropa, sombreros, un Corán y unas gafas de buceo con tubo.

El gobierno defendió su detención como combatiente enemigo señalando que otra memoria USB incluía el nombre y otros datos personales del sospechoso, así como información que lo designaba como combatiente del grupo EI. El Departamento de Defensa obtuvo esos documentos en noviembre de 2015.

Las autoridades intentan averiguar por qué viajó al territorio controlado por el grupo EI en Siria y determinar si debe ser juzgado ante una corte federal _posiblemente por cargos de apoyo material a un grupo terrorista_ o seguir retenido como combatiente enemigo. También se estudia otra opción, entregarlo a otro país, quizá Arabia Saudí por su doble ciudadanía.

El gobierno reclama el derecho a detenerlo amparándose en los poderes de guerra aprobados por el Congreso en la lucha contra los talibanes y Al Qaeda tras el 11 de septiembre, la autorización del Congreso de 2002 para la guerra en Irak y un poder presidencial para detener a estadounidenses de forma indefinida por motivos de seguridad nacional.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que representa al detenido, alega que esos poderes no se aplican a la guerra contra el grupo EI. ACLU lleva meses en una pugna con el gobierno, primero por detener al hombre sin acceso a un abogado y ahora por mantenerlo detenido sin cargos.

“La conclusión es que el gobierno lo retiene de forma ilegal”, dijo el abogado de ACLU Jonathan Hafetz. “Tiene derecho a ser acusado de un delito de acuerdo a la Constitución. Si el gobierno quiere mantenerlo detenido, debe presentar cargos en su contra”.

En esta nota:
  • Estados Unidos
  • Grupo EI
  • Siria