Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

EU pide solución de raíz a crisis migrante

ESTADOS UNIDOS

Washington, (EL UNIVERSAL).- El presidente Barack Obama insistió este miércoles en la necesidad de "combatir de raíz" el problema de los niños indocumentados que llegan de Centroamérica, con la colaboración de México y naciones de toda la región y reiteró que la mayoría de los infantes que lleguen a la frontera de Estados Unidos no podrán quedarse.

"Esta semana México anunció una serie de medidas que van a tomar en su frontera sur para contribuir a reducir la ola de estos niños no acompañados", dijo Obama al mencionar que su vicepresidente, Joe Biden, tiene estrecho contacto con los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador.

"Estamos tratando de hacer lo mejor por los niños. Pero es importante que los padres de estos menores sepan que el viaje al que exponen a sus hijos es muy peligroso y, además, la mayoría de ellos serán regresados", añadió el presidente en medio de un intenso debate a favor de agilizar la deportación de niños que no pertenecen a naciones contiguas a EU.

Tras un cónclave en Dallas, con el gobernador de Texas, Rick Perry, y con líderes comunitarios y religiosos de ese estado, el presidente reconoció que EU se encuentra ante una nueva forma de migración que ha obligado a modificar la estrategia, en colaboración con los gobiernos de México y Centroamérica.

Por esta razón, instó a la mayoría republicana en la Cámara de Representantes a aprobar el paquete de pidió el martes pasado por 3 mil 700 millones de dólares. "He hablado con el gobernador Perry de este tema y espero que los congresistas dijo el presidente en alusión al pulso que mantiene con el líder de la mayoría republicana, John Boehner, quien este miércoles insistió en la necesidad de enviar a efectivos de la Guardia Nacional.

"Lo que sería útil es que se apruebe el paquete de ayuda y también que se someta a voto una reforma migratoria comprensiva", consideró el presidente al asegurar que esta última opción ofrecería una solución a largo plazo para enfrentar el problema que representa un sistema migratorio que está roto.

En medio de una apurada estrategia para resolver una crisis que ha acorralado al presidente, la Casa Blanca confirmó que Biden conversó por teléfono con los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador para insistir en la necesidad de atajar un flujo de niños que se han convertido en mercancía de las redes de tráfico y en motivo de una crisis humanitaria sin precedentes.

Además, la Casa Blanca agradeció al gobierno de México el reforzamiento de su frontera con Guatemala con la construcción de cinco puestos fronterizos adicionales para mantener un mayor control del flujo migratorio.

Entre tanto, el Departamento de Justicia anunció nuevas medidas para enfrentar el problema migratorio de menores no acompañados, que incluyen trabajar con el gobierno mexicano para investigar y procesar penalmente a traficantes.

Las medidas anunciadas por el subprocurador general James Cole, incluyen la reasignación de recursos de la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración (EOIR) de esa dependencia, a las cortes migratorias para adjudicar los casos de inmigrantes que recientemente cruzaron la frontera.

El propósito es aumentar la capacidad para adjudicar casos de inmigrantes que ya están en proceso de deportación con la contratación de más jueces migratorios, para agilizar su repatriación o asegurar protección a aquellos que buscan asilo. Cole indicó que la dependencia redoblará los esfuerzos para trabajar con otras agencias federales y el gobierno de México para investigar y procesar penalmente a aquellos que trafican con migrantes a EU.

Cole anotó que el Departamento de Justicia busca fondos de la partida suplemental para emergencias del presidente, a fin ayudar a países centroamericanos en el combate del crimen transnacional y la amenaza que de las pandillas criminales como estrategia para abordar uno de los factores de la migración forzada.

Dijo que en los próximos días se reunirá con cinco fiscales de EU de distritos de la frontera con México para definir una estrategia a fin de desmantelar los grupos criminales que están facilitando la transportación de menores no acompañados.