Selecciona tu región
Mundo

El día en el que Pablo Escobar se entregó a la justicia colombiana; esto fue lo que exigió

Aunque fue uno de los capos más poderosos del siglo XX y también uno de los criminales más ricos del mundo, un día Pablo Escobar se entregó por su cuenta

Por Cristina Herrera

-

Pablo Emilio Escobar Gaviria, mejor conocido simplemente como Pablo Escobar, fue la cabeza del Cártel de Medellín, siendo el responsable de hasta el 80% del comercio mundial de cocaína a lo largo de la década de los 80´s del pasado siglo.

A pesar del gran poder del que era poseedor y de ser incluido varias veces en la lista Forbes de las personas más ricas a nivel mundial, el 19 de junio de 1991, ahorrándole el trabajo a las autoridades colombianas, decidió entregarse por su cuenta en  la Oficina de Instrucción Criminal de Medellín, Colombia.

No obstante, antes de que se entregara a la justicia habría exigido que la Asamblea Constituyente legislara para que prohibiera la extradición de colombianos a Estados Unidos.

Leer más: Era un apasionado. Las cartas de amor que el Chapo enviaba a sus mujeres

El 30 de abril de 1991, para demostrar que no estaba jugando con tal solicitud, el Patrón ordenó que fuera asesinado el ex ministro de Justicia, Enrique Low Murta, quien estaba a favor de la extradición de criminales colombianos a la nación norteamericana, cuando los imputados estaban relacionados con delitos del narcotráfico. Ante ello, poco después el Poder Legislativo avaló la no extradición de sus ciudadanos.

Tal y como lo había prometido, el capo se entregó a las autoridades acompañado de sus colaboradores Otoniel de Jesús González, conocido como "Otto", y Carlos Aguilar, apodado "El Mugre". Asimismo, John Jairo Velásquez, reconocido como "Popeye" siguió los pasos de sus compañeros. Luego de estos grandes nombres dentro del crimen organizado, otros más decidieron seguirles los pasos.

Sin embargo, a la cárcel a la que llevaron a Escobar y compañía no se le conocía precisamente por parecerse a aquellas donde los delincuentes cuentan los días para salir de allí, pues La Catedral, un supuesto centro penitenciario de máxima seguridad, contaba con todos los lujos que un hombre en libertad hubiera querido tener.

La prisión ubicada en el municipio de Envigado, cerca de Medellín, contaba con cómodas habitaciones, cancha de fútbol, salas de billar y pool, muebles y cuadros importados e, incluso, una cascada completamente natural; todo ello dispuesto en un especio que medía aproximadamente 8 hectáreas.

El sitio, que antes había sido un centro de rehabilitación para personas adictas a las drogas, fue convertido por Escobar en su gran centro de operaciones, desde el cual dio las órdenes para cometer diversos crímenes, además ser servirle como salón para fiestas con sus sicarios y amigos.

Leer más: Furia en Canadá: Derriban las estatuas de las reinas Victoria e Isabel II (video)

El centro penitenciario estaba a total dispocisión del narcotraficante colombiano, tanto así que los narcóticos, las armas de grueso calibre y el dinero ilegal circulaban sin ningún tipo de restricción; lo que es más, la guardia principal se en contaba en la nomina del capo, mientras que los soldados que custodiaban la cárcel, tras proporcionarles sobornos, le cedían beneficios.

No obstante, la estancia de Pablo Escobar en la también conocida como "cárcel de máxima comodidad" no fue larga, pues permaneció allí hasta el 22 de julio de 1992, fecha en la que el presidente César Gaviria mandató un robusto equipo del Ejército al lugar para que los narcotraficantes fueran trasladados a un cárcel militar.

Cuando el viceministro de Justicia, Eduardo Mendoza, y el director de Prisiones, Hernando Navas Rubio, arribaron a La Catedral la situación se salió de control al armar los reclusos un motín en las instalaciones, el cual fue aprovechado por Escobar, su hermano Roberto y nueve de sus sicarios para huir, para lo cual tomaron como rehenes a cuatro funcionarios judiciales.

Luego de la fuga, las autoridades colombianas orquestaron diversos operativos de seguridad para encontrar al Patrón, quien el 2 de diciembre de 1993 fue localizado y masacrado en el tejado de una casa en Medellín.

Click para cargar encuesta
Video. Difunden supuesto incendio junto a plataforma de Pemex en el mar
Síguenos en