Mundo

El ejército sirio regresa al noreste del país

El vicepresidente Mike Pence también dijo que Trump lo enviaría al Medio Oriente porque el presidente estaba preocupado por la inestabilidad en la región

Por  AP

Un tanque de las fuerzas turcas es conducido a su nueva posición tras ser transportado por un camión en un camino hacia la frontera con Siria, en la provincia Sanliurfa, Turquía, el lunes 14 de octubre de 2019. (AP Foto/Emrah Gurel)

Un tanque de las fuerzas turcas es conducido a su nueva posición tras ser transportado por un camión en un camino hacia la frontera con Siria, en la provincia Sanliurfa, Turquía, el lunes 14 de octubre de 2019. (AP Foto/Emrah Gurel)

AKCAKALE, Turquía (AP) — Tropas del gobierno sirio ingresaron el lunes a poblados del noreste de Siria, incluyendo la agitada región de Manbij, lo que genera la posibilidad de enfrentarse con fuerzas encabezadas por Turquía que avanzan en el área, en una reconfiguración de las alianzas en la región tras el retiro de los soldados estadounidenses.

El emplazamiento de las fuerzas sirias cerca de la frontera turca se llevó a cabo después de que fuerzas kurdas sirias que habían sido aliadas de Washington dijeron que habían alcanzado un acuerdo con el presidente Bashar Assad para ayudarles a repeler la invasión turca, que comenzó hace seis días.

El regreso de Assad a la región que sus tropas abandonaron en 2012 en lo más álgido de la guerra civil es un punto de inflexión en los ocho años del conflicto en Siria, dándole otro fuerte impulso a su gobierno y a los rusos que lo respaldan, y probablemente pondrá en riesgo, si no es que lo elimina por completo, el breve experimento de autogobierno establecido por los kurdos de Siria antes de que comenzara el conflicto.

Todo ello comenzó la semana pasada, cuando el presidente estadounidense Donald Trump ordenó la salida de sus tropas en el norte de Siria, despejando el terreno para un ataque de Turquía, que considera terroristas a los combatientes kurdos. Desde 2014, los kurdos han luchado junto a Estados Unidos contra el Estado Islámico en Siria, y la maniobra de Trump fue considerada tanto dentro como fuera del país como una traición a un aliado.

Ante las incesantes críticas, Trump dijo el lunes que impondría nuevas sanciones a Turquía, suspendería las negociaciones comerciales y elevaría los aranceles al acero con el fin de presionar a Ankara para que suspenda su ofensiva.

El vicepresidente Mike Pence también dijo que Trump lo enviaría al Medio Oriente porque el presidente estaba preocupado por la inestabilidad en la región.

En los últimos cinco días, las tropas turcas y sus aliados han ingresado a poblados del norte de Siria, enfrentándose con combatientes kurdos a lo largo de una franja de 200 kilómetros (125 millas). Al menos 130.000 personas han sido desplazadas debido a la ofensiva.

“¿Dónde están las Naciones Unidas? ¡Dejen que vengan a ver la sangre de nuestros niños en el piso! ¿Por qué no vienen?”, gritó un doctor en el hospital de Tal Tamr, que recibió a docenas de personas lesionadas a consecuencia de los proyectiles turcos que han caído cerca de allí en los últimos días.

Abandonados en medio del campo de batalla, los kurdos recurrieron a Assad y a Rusia para obtener protección, y anunciaron el domingo por la noche que el gobierno sirio emplazaría tropas en poblados controlados por los kurdos en la frontera para ayudar a repeler el avance turco.

El objetivo del acuerdo es que se emplacen tropas sirias a lo largo de la frontera, excepto en el área entre los poblados de Ras al-Ayn y Tal Abyad, donde las tropas turcas están avanzando, dijo el funcionario kurdo Aldar Jalil en un comunicado. Añadió que la autoridad autónoma seguirá encargándose de los asuntos del diario en el noreste de Siria.

“Hay un entendimiento entre las FDS y Damasco, sólo un acuerdo militar”, dijo Badran Ciya Kurd, un alto funcionario kurdo, refiriéndose a las Fuerzas Democráticas Sirias, encabezadas por los kurdos. Él ha estado en conversaciones con los rusos desde el principio, e hizo sus comentarios en una entrevista con The Associated Press.

Tropas del gobierno sirio operan un retén en el poblado de Tal Tamr en el noreste de Siria, el lunes 14 de octubre de 2019. (AP Foto/Baderkhan Ahmad)

Los medios estatales sirios difundieron tomas de las fuerzas gubernamentales ingresando a poblados del norte, donde los habitantes coreaban consignas en respaldo de Assad, mientras que otros abrazaban a los soldados. En una aldea del norte, los residentes recibieron a las tropas rociándolas con arroz, un gesto árabe de bienvenida. En otro pueblo, docenas de hombres jóvenes se desplazaban en motocicletas y algunos ondeaban afiches con la fotografía de Assad.

“Vamos de vuelta a nuestras posiciones normales en la frontera”, dijo un oficial sirio, mientras las apuradas autoridades kurdas invitaban al gobierno a retomar poblados en el norte.

“¡Que Dios proteja al ejército!”, respondieron los residentes.