Mundo

El pago por una noche de pasión con el "Chapo" Guzmán

"Era una máquina sexual", así describen al "Chapo" y aseguran realizaba un fuerte pago más el traslado a bellas mujeres

Por  El Debate

El pago por una noche de pasión con el

El pago por una noche de pasión con el "Chapo" Guzmán. Foto: AP

El “Chapo” Guzmán es una “máquina sexual” así es descrito por una fuente, que además compartió que el pago por hacerle “compañía” a Guzmán Loera era en promedio de 10, 000 dólares más traslado.

Joaquín Guzmán Loera gustaba de recibir la visita de bellas mujeres colombianas, modelos y actrices, pero además cuidaba su apariencia con una experta en rejuvenecimiento; esto durante su estancia en sus campamentos en la sierra.

Un hombre, que pidió mantener su nombre en el anonimato, compartió detalles sobre las “brigadas de sexo y salud” del exlíder del cártel de Sinaloa.

El pago por una noche de pasión con el "Chapo" Guzmán. Foto: AP

Asegura que todos quedaban contentos, el “Chapo” por estar con una bella mujer y la mujer y el intermediario por la cantidad de dinero que recibían.

Las bellas mujeres visitaban a Guzmán Loera una o dos veces al mes.

Guzmán no tenía límites, era una máquina sexual, un monstruo que había que alimentar constantemente. Si no se acostaba con alguien un día, se comía lo que se moviera, relató el hombre a Univisión.

La fuente colaboró en su momento con el gobierno de Estados Unidos.

El hombre mostró cientos de fotografías de bellas mujeres en su celular, modelos y actrices, “prepago”. Señaló que Guzmán Loera prefiere a las colombianas por su belleza, dulzura y simpatía.

Agregó que el pago por acompañante era aproximadamente de 10 000 dólares más los gastos de transporte de Colombia a Culiacán.

Aunque había casos especiales de modelos muy costosas a quienes les pagan 20 o 25 mil.

Las mujeres eran trasladadas en avionetas a los campamentos de Guzmán Loera y al arribar les esperaba música, sexo y alcohol.

Decían que no paraba en toda la noche, las mujeres decían que el “Chapo” aprovechaba cada momento.

El final de la aventura terminaba con un "ustedes no vieron nada, no escucharon nada, esto nunca ocurrió en sus vidas”.