Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"El terror africano": Joseph Kony

El "escurridizo" guerrillero aniquila pueblos, roba a sus niños y los obliga a matar a sus propios padres

Joseph Kony nació en Uganda en 1961, dentro de la tribu Acholi, durante la época de la independencia de su país.

Su lugar de origen fue varias veces abandonado por los gobiernos centrales, los Acholi fueron constantemente hostigados. Kony creció con violencia en su día a día.

Su padre era catequista católico y Joseph se convierte en monaguillo hasta 1976.

En 1995, Kony ingresa en un movimiento armado de Alice Lakwena llamado "Movimiento del Espíritu Santo"

Joseph Kony. FOTO: invisiblechildren.com

El movimiento comenzó en los años 1980, Lakwena aseguraba estar en contacto con los espíritus potentes entre ellos Nyaker de Acholi, Wrong americano, Chingpo coreano, Franco de Zaïre etc. La mujer se consideraba un nexo espiritual y mezclaba el cristianismo con el esoterismo. Su objetivo era derrocar al gobierno e instaurar un reino místico en base a los principios cristianos.

Lakwena les prometía la invulnerabilidad contra las balas a sus soldados y sus enemigos huían por el miedo a sus poderes mágicos. Sin embargo, fue derrotada y huyó a Kenya. El movimiento continuó liderado por Joseph Kony.

Kony creó LRA con el objetivo de combatir contra el gobierno. Cree que está protegido por la providencia, lleva consigo una cruz en su pecho para protección y sus soldados deben llevar la misma cruz.

Las jornadas comienzan con oraciones y prácticas espirituales, unge a sus soldados con aceites y los convence que las balas no pueden dañarlos. Les inculca que luchan para restaurar el reino de Dios sobre la tierra. Es un hombre que la poligamia y se cree que ha tenido más de 40 mujeres y gran cantidad de hijos, que ingresan a su ejército.

Kony es mundialmente conocido por el secuestro de niños, a los que lleva a la selva y realiza una limpieza mental para ser parte de su ejército. Ha vaciado escuelas enteras.

Se comenta que ha enviado a los niños, ya doctrinados, a matar a sus propios padres para mostrar fidelidad y ser considerados como guerreros oficiales.

Kony ha sigo perseguido, más no encontrado por autoridades. FOTO: AFP

A este hombre se le atribuyen mutilaciones horribles, quema de personas vivas, violaciones de mujeres delante de sus hijos, estrellar los niños contra la roca, etc. Los soldados que intentan escapar son torturados hasta morir.

Según El País, al arribar a los pueblos cogen los víveres, capturan a los varones para transportar el botín, queman vivos a los que no pueden andar, violan las mujeres, secuestran a todos los adolescentes, los hombres para ser futuros soldados y las chicas para terminar de esclavas sexuales.

Su sanguinario proceder ha causado el desplazamiento masivo de la población en centroáfrica.

Los niños son reclutados como soldados. FOTO: vice.com

La LRA acosa frecuentemente al pueblo tanto congoleño como centroafricano. Las violaciones de los derechos humanos son incalculables.

Según Pablo Morán, Joseph Kony está acusado de haber reclutado a más de 30.000 niños soldado durante más de 25 años.

En 2005, la Corte Penal Internacional lo acusó de cargos de esclavitud, esclavitud sexual, violación, mutilación, asesinatos en masa, saqueos y otros crímenes de lesa humanidad.

En 2009, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de Desarme del LRA y la Ley de Recuperación del Norte de Uganda. Este país ofrecía 5 millones de dólares por información de Kony.

Año 2017 y la amenaza de Kony sigue latiente. Estados Unidos señaló que terminaría su operación contra Kony, ya que le ha costado entre 600 y 800 millones de dólares.

Kony continúa su movimiento financiándolo con la caza furtiva, el contrabando de marfil, trueque de armas y contrabando de minerales preciosos. Así mismo, los secuestros continúan a la orden del día.

Ser albino en África, el "pasaporte" a la mutilación

Por: Sheila Guzmán Las personas albinas en África no solamente deben preocuparse por los problemas o inconvenientes producidos de su trastorno, sino además, de no ser víctimas de crueles ataques, que van desde ser mutilados hasta la muerte.