Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Ellos también murieron envenenados

Al igual que el hermanastro del dirigente norcoreano Kim Jong-Un, otras personalidades han sido víctimas supuestas o confirmadas de envenenamiento en los últimos 30 años. 
 

Ellos también murieron envenenados

Kim Jong-Nam fue envenenado con jeringuillas por dos mujeres no identificadas en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, según la cadena surcoreana de TV Chosun.  

Kim Jong-Nam.

En noviembre de 2006, el exespía ruso Alexandre Litvinenko, convertido en opositor al presidente Vladimir Putin, muere a los 43 años en un hospital londinense, víctima de un envenenamiento con polonio, sustancia radioactiva extremadamente tóxica.

Tres semanas antes, este tránsfuga de los servicios secretos había bebido té con otro exagente ruso, Andrei Lugovoi. Su muerte provocó una crisis diplomática entre Londres y Moscú, que siempre rehusó extraditar al principal sospechoso. 

Alexandre Litvinenko.

 
En septiembre de 2004, Munir Said Thalib, defensor indonesio de derechos humanos, muere en medio de atroces dolores a la edad de 38 años, a bordo de un avión con destino a Ámsterdam tras haber ingerido una bebida envenenada en una escala en Singapur. Se halló arsénico en su cadáver. Sus allegados afirman que fue envenenado.

Munir era el principal dirigente de la Comisión de desaparecidos y víctimas de la violencia (Kontras), una organización que denunció los atropellos cometidos por los militares indonesios durante los 32 años del régimen del dictador Suharto. 

Munir Said Thalib.

 
En septiembre de 2004, el ucraniano Viktor Yúshchenko, candidato de la oposición, héroe de la Revolución naranja, cae gravemente enfermo en plena campaña por la elección presidencial que lo opone al candidato favorito de Moscú, Viktor Yanukovich.  
Médicos austriacos identifican tres meses después un envenenamiento con dioxina. 
Yúshchenko es elegido presidente en enero de 2005. Pese a los cuidados, su rostro deformado conserva los rastros de la enfermedad.

Viktor Yúshchenk.

 
 
En septiembre de 1997, en Amán, agentes del Mossad, servicios de inteligencia israelíes, intentan asesinar a Jaled Mechaal, dirigente del movimiento islámico Hamas, inyectándole veneno en el cuello. 
El responsable palestino, sumido en el coma, es salvado gracias a la intervención del rey Hussein de Jordania, que exige del gobierno israelí el antídoto a cambio de poner en libertad a los dos autores del atentado. 

Jaled Mechaal.

 
En septiembre de 1978, el escritor disidente búlgaro Georgi Markov es pinchado en el muslo cuando esperaba un autobús en Londres, por un desconocido que deja caer su paraguas. Markov, quejado de fiebre muy alta, muere cuatro días después. 

La autopsia revela la presencia en su pierna de una cápsula del tamaño de la cabeza de una aguja, que contiene un violento veneno, la ricina. 

 
Además, la muerte de Yaser Arafat en noviembre de 2004 en el hospital militar Percy cerca de Paris, cuyas causas no fueron aclaradas, plantea numerosos interrogantes. 

Una investigación judicial por asesinato fue abierta en Francia tras una demanda interpuesta por su viuda tras descubrirse polonio en sus efectos personales. 

Pero el 24 de junio de 2016, la justicia francesa confirmó el sobreseimiento pronunciado por los magistrados encargados de la investigación por "asesinato".

Tambien te puede interesar