Mundo

Empiezan a reemplazar parte de valla fronteriza en San Diego

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza informó que ya se empezó reemplazar parte de valla fronteriza en San Diego, y que ya se colocaron los los primeros paneles para sustituir una cerca de malla de alambre con bolardos de acero

Por  AP

El presidente Donald Trump hace una pausa durante un evento en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el martes 19 de febrero de 2019, en Washington. (AP Foto/ Evan Vucci)

El presidente Donald Trump hace una pausa durante un evento en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el martes 19 de febrero de 2019, en Washington. (AP Foto/ Evan Vucci)

San Diego.- El martes se empezó a reemplazar parte de valla fronteriza en San Diego, indicaron las autoridades. La construcción del quinto proyecto del muro fronterizo de la presidencia de Donald Trump ya se empezó a reemplazar hasta 22 kilómetros (14 millas) de la barrera en San Diego.

Se colocaron los primeros paneles para sustituir una cerca de malla de alambre con bolardos de acero de unos 9 metros (30 pies) de altura, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. La compañía SLSCO Ltd., de Galveston, Texas, obtuvo el contrato de 101 millones de dólares en diciembre, con opciones para 30 millones adicionales.

Los bolardos reemplazan a una segunda barrera que era una verdadera fortaleza cuando fue construida hace aproximadamente una década, pero que en la actualidad es perforada con frecuencia con poderosas sierras eléctricas a la venta en tiendas de artículos para el hogar.

Están por terminarse las labores para reemplazar la primera capa de la barrera en San Diego, la cual también tiene 22,5 kilómetros (14 millas) de largo y está hecha de bolardos de acero de la misma altura. La valla antigua, construida a principios de la década de 1990, estaba hecha de acero corrugado que las fuerzas armadas solían usar como pista de aterrizaje temporal.

El estado de California y grupos ambientalistas demandaron infructuosamente por los proyectos de muros en el estado, alegando que el gobierno se extralimitó cuando prescindió de las revisiones ambientales con tal de agilizar la construcción. La semana pasada una corte federal de apelaciones refrendó la decisión de un juez que respaldaba al presidente.

La construcción comenzó tres días después de que Trump declaró una emergencia nacional para erigir el muro que prometió en la frontera con México. La Unión Americana de Libertades Civiles interpuso la cuarta impugnación legal a la declaración de emergencia.

Cuando Trump ascendió a la presidencia ya había barreras en aproximadamente una tercera parte de la frontera. Su gobierno ha asignado contratos por 1.000 millones de dólares para construir en 155 kilómetros (97 millas), la mayor parte para reemplazar barreras ya existentes. El trabajo en la primera extensión comenzará más adelante este mes en 22,5 kilómetros del Valle del Río Grande en Texas.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo