Mundo

Empleado con síndrome de Down es condecorado por 27 años de servicio

Chris Campbell fue un icónico trabajador de un conocido restaurante de hamburguesas al que le sirvió la mayor parte de su vida

Por  Andres Rodriguez

Empleado con síndrome de Down es condecorado por 27 años de servicio

Empleado con síndrome de Down es condecorado por 27 años de servicio

Atlanta, Estados Unidos.- Un trabajador de un conocido restaurante de hamburguesas por 27 años, también conocido como el experto en Happy Meal, murió repentinamente.

Chris Campbell, que tiene síndrome de Down y no tenía seguro de vida, murió el lunes, dijo el miércoles a su ex jefe, Kellie Vander Veur.

Era un chico muy feliz. Estaba encantado de que lo reconociéramos, dijo

Recientemente fue honrado por la Asociación de Síndrome de Down de Atlanta (DSAA) por su dedicación a su trabajo en un en el restaurante del área de Atlanta, donde estuvo empleado durante casi tres décadas.

GoFoundMe

Su familia, informó WXIA, ha creado una página de GoFundMe para recaudar dinero para pagar su funeral.

En la página, Campbell se describe como "un boy scout, un acólito de la iglesia, un voluntario de la comunidad, un hijo cariñoso, un nieto, un hermano, un tío y un amigo".

"Era tan especial en muchas formas para tanta gente". Desde 1983, la esperanza de vida para las personas con síndrome de Down ha aumentado en 35 años, de 25 a 60, dice la DSAA.

Hay 400,000 personas en los Estados Unidos. Con síndrome de Down, según su sitio web.

El arte por encima de la enfermedad

Desde su primer día de vida, los doctores habían sido claros con los padres de Isaura Margarita Porras, que había nacido con dos enfermedades: no hablaría, no caminaría y no aprendería nada. Hoy, Isaura, la joven chiapaneca es concertista de piano a nivel internacional.

Su madre, Imelda Cruz, cuenta que ha conllevado mucho esfuerzo que su hija, que ahora tiene 34 años, lograra su sueño. Isaura tiene trisomía 21, una anomalía cromosómica la cual causa el síndrome de Down en más del 90 % de los casos.

"Cuando estaba muy pequeñita, su padre le compró un teclado y tocaba con sus dos deditos."Llegamos a Cuautla, (estado de) Morelos, y empezamos a buscar un maestro para ver si le podían seguir dando algunas clases más que nada que aprendiera a tocarlo", relata la madre. 

Muchos años después, luego de haber tocado sin éxito muchas puertas para que su hija pudiera aprender, se toparon en su camino con la concertista Nadia Arce, quien se encontraba dando un recital en un centro comercial.

EFE

La por aquel entonces niña Isaura y sus padres quedaron fascinados por la habilidad de la pianista.

Con valentía, decidieron preguntarle si podría enseñar a su hija a tocar el piano. Accedió y la niña ganó una maestra que marcaría su vida y su carrera.

Al no tener un sistema de braille tuvo que hacer acopio del ingenio e inventar uno con madera y otros materiales para que su alumna pudiera "sentir la textura e identificar las figuras musicales".

A día de hoy, la maestra da clases por Skype a niños de distintos lugares del mundo. 

Para Imelda, su hija "ha superado todas las expectativas que puede tener en la vida". 
La pianista acabó licenciándose en Música por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).