Mundo

Empresa de Internet ayuda a niña argentina que caminaba varios kilómetros para poder hacer su tarea

Una empresa se enteró en redes sociales de la historia de la niña que tenía que caminar tres kilómetros para poder tener señal y hacer su tarea, y quiso ayudarla

Por  Marcela Gómez

Instalan internet a niña que caminaba 3 km para hacer tareas(RRSS)

Instalan internet a niña que caminaba 3 km para hacer tareas | RRSS

Buenos Aires.- En redes sociales se hizo viral la historia de una niña que tenía que caminar tres kilómetros para poder tener señal y hacer su tarea, hasta que un grupo de proveedores de Internet independientes se enteró y le instaló una antena.

La niña, Romina Oviedo, de 11 años, estudia en la escuela Leopoldo Lugones, en Lutti, una localidad en Calamuchita, Córdoba, pero debido a las restricciones por el coronavirus (COVID-19) desde marzo su maestra, Sandra Suárez, le envía las tareas por Whatsapp.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La maestra le contó a Infobae que un día llamó a la niña y escuchó: "Dale Romi, que tenemos que volver a casa a preparar el almuerzo', perpleja por el comentario le preguntó “¿dónde están?”, y la respuesta fue sorpresiva: “Acá en en la cima de la lomita, porque no tengo señal en casa para descargar las actividades."

Al principio la maestra no podía creerlo hasta que le enviaron una fotografía que muestra a la niña sobre una pirca con sus útiles escolares.

La maestra dijo que, "pensé ¡qué compromiso, qué voluntad de progreso! Tanto ella como su madre me podrían haber dicho ‘mirá no tenemos acceso’ o ‘no podemos seguir con las tareas por tal o cual razón’, y en estos meses jamás pusieron una excusa. Caminaban tres kilómetros diarios con sol o lluvia”.

La maestra con el permiso de su madre envió la foto a un grupo de Whatsapp y en poco tiempo la historia se hizo viral en internet.

Un grupo de proveedores de Internet independientes se enteró de la historia y fueron hasta la vivienda de la niña para poner una antena. Explicaron que no fue fácil, tuvieron que trabajar por cuatro días, un viaje de cuatro horas; dos son por rutas de piedras.

"Estamos felices con la solidaridad de la gente, nos cambió la vida. Ahora Romi hace la tarea desde la cocina mientras yo me encargo de la casa", dijo la madre de la niña.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo