Mundo

Es condenado a la pena de muerte y pide casarse con su novia

Christopher Lee Price fue condenado a la pena de muerte por asesinar a un cura en 1991 en Alabama pero se salvó de último momento y pidió casarse con su novia

Por  El Debate

Christopher Lee Price se salvó de último momento de la pena de muerte y además se casó con su novia. Foto: EFE

Christopher Lee Price se salvó de último momento de la pena de muerte y además se casó con su novia. Foto: EFE

Estados Unidos.- Un hombre asesinó a un cura la noche del 22 de diciembre de 1991 en Alabama y hasta la fecha se ha salvado de la pena de muerte que le fue setenciada.

Además, el asesino pidió como petición casarse con su novia, lo cual fue autorizado por un tribunal estadounidense.

Los hechos

Bill Lynn era un reverendo en una comunidad rural de Alabama pero en diciembre de 1991 salió de su casa luego de que se fuera la luz mientras su esposa, Bessie, se quedó adentro.

Bill salió a revisar la cada de fusibles del servicio eléctrico cuando su esposa escuchó un ruido en la calle y se asomó por la ventana.

Fue asesinado con la espada

Miró a un hombre de negro con una espada en la mano en posición de atacar a su esposo. Él gritó que llamara a la policía pero los cables del telefono estaban cortados.

Asustada, encendió una vela y acudió a la cocina a buscar una pistola que su marido guardaba allí. Era demasiado tarde.

Cuando salió de la casa recibió un golpe que la dejó tirada en el suelo y miró a su esposo tendido también y muy herido.

Lee Price fue sentenciado a la pena de muerte, sin embargo, no ha llegado su fin y además se casó con su novia el pasado miércoles. Foto: AP

Ella intentó ir a pedir ayuda pero cuando subió a su auto dos hombres de negro la obligaron a bajar y darles todas las pertencias de valor y dinero que tenía en la casa.

Cuando los sospechosos se fueron, llevó a su esposo al hospital pero murió minutos después.

Christopher Lee Price, fue detenido días más tarde y setenciado a pena de muerte por medio de la inyección letal.

30 años después, su ejecución no llega

Estaba prevista para el jueves 11 de abril, y Price, que ahora tiene 46 años, pudo cumplir antes su última voluntad: el miércoles se casó con su novia.

Renunció al desayuno, pero pidió dos pintas de helado como su última comida. Y solicitó que ningún religioso asistiera a su ejecución, según informa la agencia de noticias The Associated Press.

Price, que estaba a punto de convertirse en la segunda persona ejecutada este año en Alabama, había solicitado ser ejecutado respirando nitrógeno en vez de con la inyección letal.

Una corte inferior le denegó la petición, pero apenas unas horas antes de la ejecución, una corte federal atendió su ruego, paralizó el proceso y dio 60 días a la fiscalía para explicar por qué no habría de cumplirse el deseo de Price.

La Fiscalía acudió entonces a una corte de apelaciones a toda velocidad, para poder ejecutar al reo en la fecha prevista pero el tribunal no la concedía.

A las 11:34 de la noche del miércoles, anunciaron que la ejecución tendría que ser aplazada aunque la Corte Suprema les diera la razón, por falta de tiempo para tenerlo todo listo.

Sin embargo, la sentencia llegó a su vez demasiado tarde para mantener la ejecución en la fecha prevista, así que Price tendrá que esperar ahora a que la justicia dicte una nueva fecha para su muerte.