Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¡Es un delito! En este lugar está prohibido rentar casas

Las autoridades de Bangladesh prohibieron hoy a la población arrendar viviendas o acoger en ellas a los más de 400.000 rohinyás llegados a territorio bangladesí 

Vista de un campamento de refugiados rohinyás en Ukhiya (Bangladesh) ayer. FOTO: EFE

Bangladesh.- Las autoridades de Bangladesh prohibieron hoy a la población arrendar viviendas o acoger en ellas a los más de 400.000 rohinyás llegados a territorio bangladesí desde hace tres semanas, cuyo movimiento quedará limitado "a campos determinados" del distrito de Cox's Bazar.

"(Los rohinyás) no pueden quedarse o refugiarse en las casas de parientes o conocidos fuera del campamento. Estarán en un campo determinado hasta que regresen a casa", anunció en un comunicado la Policía de Bangladesh.

Los más de 400.000 miembros de esta minoría musulmana que han huido de la ola de violencia de Birmania (Myanmar) desde el 25 de agosto también verán restringida su libertad de movimientos.

FOTO: EFE

"Su estancia y movimiento estará limitada a un campo específico en Cox's Bazar. (...) No podrán viajar o vagar en otras áreas fuera del campo. No podrán viajar de un lugar a otro por carretera, tren o vía marítima", añadió la nota.

La Policía conminó también a conductores y transportistas a no llevar en sus vehículos a los rohinyás y pidió a la población que informe a las autoridades del posible incumplimiento de estas órdenes.

Un total de 409.000 rohinyás han huido a Bangladesh en las últimas tres semanas de la ola de violencia desatada en Birmania (Myanmar), donde el Ejército birmano lleva a cabo una campaña militar en respuesta a un ataque de un grupo de insurgentes rohinyás contra puestos policiales.

Miembros de la minoría musulmana rohinyá de Birmania esperan un barco para cruzar por un canal hacia Bangladés. Foto: AP

La ONU denunció esta semana que se está llevando a cabo una "limpieza étnica de libro" contra los miembros de esta minoría en Birmania, que están huyendo masivamente al vecino Bangladesh.

La nueva oleada de refugiados se produce después de que a finales del año pasado el Ejército birmano llevara a cabo otra campaña militar tras un ataque insurgente, que en aquella ocasión provocó el éxodo de más de 80.000 rohinyás y la condena de organismos internacionales y organizaciones de derechos humanos.

Entre 300.000 y 500.000 rohinyás vivían ya antes de esta crisis en Bangladesh, país que solo reconoce como refugiados a 32.000 de ellos, afincados en los campos del distrito suroriental de Cox's Bazar, mientras que Birmania no reconoce la ciudadanía a los miembros de esta comunidad.

Las penurias de 390 mil perseguidos por un ejército

La presión internacional creció este jueves sobre Birmania ante la degradación de la situación humanitaria en Bangladés, donde llegaron cerca de 390.000 miembros de la minoría musulmana rohinyá que huían de la violencia en el oeste birmano.

La "persecución" del ejército birmano contra los rohinyás es "inaceptable", declaró este jueves el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, en Londres. "Muchos la han descrito como limpieza étnica", dijo durante una rueda de prensa con su homólogo británico, Boris Johnson.

Una familia rohinyá en un campamento temporal en Ukhiya, en Bangladés. Foto: EFE

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se sumó a las críticas. "Lo que ocurre en Birmania es una catástrofe indignante (...) porque, una vez más, se intenta erradicar a etnias enteras".

El Parlamento Europeo adoptó por su parte una resolución en la que pidió al ejército birmano que "cesara inmediatamente" sus ataques contra los rohinyás que, según los relatos de refugiados en Bangladés, sufrieron masacres, incendios, torturas y violaciones colectivas por parte de los militares.

Frente a la magnitud del éxodo de los rohinyás, la ONU ya no duda en hablar de "limpieza étnica" y el miércoles el Consejo de Seguridad reclamó a Birmania que tomara medidas "inmediatas" para acabar con la "violencia excesiva" en el estado de Rakáin, fronterizo con Bangladés.