Mundo

Estados Unidos atento a juicio político contra Donald Trump

La élite política de Estados Unidos en la investigación contra el presidente y sus intenciones de reelección a toda costa

Por  AP

El presidente Donald Trump asiste a una reunión multilateral sobre Venezuela en Nueva York al margen de la Asamblea General de la ONU, miércoles 25 de septiembre de 2019(AP)

El presidente Donald Trump asiste a una reunión multilateral sobre Venezuela en Nueva York al margen de la Asamblea General de la ONU, miércoles 25 de septiembre de 2019 | AP

Washington.- La élite política de Estados Unidos se enfocó en una investigación de juicio político contra Donald Trump, quien presionó al presidente de Ucrania buscando beneficiarse para su reelección.

Esto, después de que la Casa Blanca cumplió su promesa y publicó el borrador de una transcripción de una llamada telefónica realizada meses atrás y en la que se confirma que el mandatario estadounidense presionó repetidamente a su homónimo de Ucrania para que investigara a Joe Biden, rival demócrata de Trump.

Esa llamada ahora está en el centro de la investigación del juicio político que el martes iniciaron los demócratas sobre Trump.

La llamada incómoda de Trump

En la llamada de julio, Trump le dijo a su contraparte ucraniano Volodymyr Zelensky: “Quiero pedirles que nos hagan un favor”. Le pide a Zelensky que trabaje con el secretario de Justicia William Barr y con el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani.

Las palabras del presidente fijarán los parámetros del debate político que se avecina: los demócratas dicen que sienta las bases para una investigación que podría desembocar en un juicio político, mientras que Trump dice con desdén que es una “llamada sobre nada”.

Sin embargo, el borrador de la transcripción muestra claramente a un Trump dispuesto a hablar con un mandatario extranjero sobre asuntos directamente relacionados con sus perspectivas de reelección.

La investigación divide Estados Unidos

La nueva investigación sumerge a una nación profundamente dividida en un choque entre el Congreso y el comandante en jefe en un año electoral. Inyecta incertidumbre en la campaña electoral 2020 y pondrá a prueba el sistema constitucional de controles y equilibrios entre los poderes.

Esto sucede con el trasfondo de las reuniones de mandatarios de todo el mundo en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, una pantalla dividida notable incluso en la turbulencia de la era Trump. La agenda presidencial del miércoles incluyó un encuentro con Zelensky, siendo los contactos entre ambos el nudo central de la investigación.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, inició el proceso formal el martes al ceder a la presión creciente de sus correligionarios demócratas.

Trump, que florece en la lucha, prácticamente retó a los demócratas a dar ese paso, confiando en que el espectro del juicio político encabezado por el partido opositor fortalecerá su base política, en lugar de debilitarla.

La cacería de brujas más grande de Estados Unidos: Trump

“Para que se comprenda, es la cacería de brujas más grande de la historia de Estados Unidos, probablemente de la historia”, dijo Trump durante un encuentro con mandatarios extranjeros en Nueva York.

Los republicanos en general permanecieron firmes junto al presidente y descartaron la idea de que el borrador de la transcripción revele que Trump haya cometido falta alguna.

Creo que fue una llamada telefónica perfectamente apropiada, una llamada telefónica de felicitación

Dijo Liz Cheney, la número tres del bloque republicano. “Los demócratas hacen constantemente estos grandes reclamos y denuncias sobre el presidente Trump, y después se descubre que no hay nada ahí”.

Si bien el anuncio de Pelosi da mayor autoridad al trabajo que vienen realizando las comisiones de supervisión, los próximos pasos probablemente se parecerán a las audiencias y batallas legales de los últimos meses, salvo, tal vez, que haya votos sobre el juicio político.

Su declaración, breve y sin alardes dramáticos en el marco de una crisis constitucional, coronó una semana frenética en el Congreso al salir a la luz los detalles de la queja confidencial de un denunciante sobre Trump que hizo virar el proceso decididamente en dirección al juicio político.

Durante meses, la dirigente demócrata ha tratado de serenar a quienes impulsan el juicio, ya que la cámara debe investigar y los votantes decidir, según ella. El nuevo impulso provenía de un grupo de legisladores demócratas moderados de distritos que en las elecciones se pueden volcar hacia uno u otro partido.

Los debutantes, quienes representan distritos antes en poder de los republicanos y ganados por Trump, ponen en riesgo sus propias reelecciones, pero dicen que no pueden seguir de brazos cruzados. A ellos se sumaron líderes como John Lewis de Georgia, un héroe de la lucha por los derechos civiles y considerado la conciencia de los legisladores demócratas.

Demorar o hacer otra cosa traicionaría los cimientos de nuestra democracia

“Ha llegado el momento de actuar”, dijo Lewis en un discurso en el recinto.

La llamada telefónica de Trump a Ucrania es parte de la declaración de un denunciante, que el gobierno no permitió en principio que el Congreso conozca en su totalidad.