Mundo

Estados Unidos tomará "medidas" contra Venezuela: Pompeo

EU advirtió que tomará "medidas" contra el país venezolano tras lo sucedido el último sábado en el intento de ingresar ayuda humanitaria desde la frontera con Colombia

Por  EFE

Mike Pompeo, secretario de Estado de EU.(AFP)

Mike Pompeo, secretario de Estado de EU. | AFP

Washington.- El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, advirtió este domingo que su país tomará "medidas" contra Venezuela tras la "trágica" jornada del sábado, a la vez que recordó que "todas las opciones están sobre la mesa", en referencia a la intervención militar.

Precisamente, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, viajará a Colombia para participar en la conferencia del Grupo de Lima del lunes, donde tiene previsto reunirse con el presidente interino del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, que se proclamó como mandatario interino de su país y a quien Estados Unidos reconoce como legítimo.

"Todas las opciones están sobre la mesa. Vamos a hacer las cosas que son necesarias para asegurar (...) que la democracia se impone y que hay un futuro más brillante para el pueblo de Venezuela",

sostuvo Pompeo en una entrevista en la cadena Fox, al ser preguntado por la posibilidad de una intervención militar.

Pompeo afirmó que este sábado fue un "día trágico" para Venezuela al comentar los enfrentamientos entre opositores y fuerzas gubernamentales en las fronteras con Colombia y Brasil, que dejaron varios muertos y decenas de heridos.

"Vamos a tomar medidas. Hay más sanciones que se pueden aplicar, más asistencia humanitaria que creo que podemos ofrecer",

dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, sin ofrecer más detalles, posteriormente en otra entrevista con la cadena CNN.

Más agresivo aún fue el tono del senador republicano Marco Rubio, quien publicó en su cuenta de Twitter y en aparente referencia al presidente venezolano Nicolás Maduro, dos fotografías del ya fallecido dictador de Libia Muammar Gadafi, una durante su estancia en el poder y otra ensangrentado antes de que fuera ejecutado por opositores en 2011.

La tensión se ha disparado en Venezuela este fin de semana después de los choques entre opositores y fuerzas gubernamentales en la frontera, cuando trataban de introducir en el país camiones con asistencia humanitaria internacional.

Maduro impidió el sábado la entrada de la ayuda solicitada por Guaidó, jefe del Parlamento y quien se proclamó el 23 de enero pasado presidente de ese país y fue reconocido por unas 50 naciones, entre ellas Brasil, Colombia y Estados Unidos.

El presidente venezolano criticó la "sumisión" de Colombia al imperio estadounidense, y decidió romper "todo tipo de relaciones" con ese país, gesto poco más que simbólico dado que el Gobierno colombiano ya ha afirmado que no reconoce a Maduro como líder del país vecino.

Por su parte, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, replicó este domingo a EE.UU. que está "desesperado" buscando un "pretexto para la guerra".

El Secretario Pompeo y sus sicarios están desesperados por fabricar un pretexto para la guerra. Hoy la operación le salió mal. Si quiere ubicar a quienes quemaron el camión con falsa ayuda humanitaria, que lo busque entre sus asalariados",

dijo Arreaza en su cuenta de Twitter.

La oposición venezolana, que declaró una crisis humanitaria en el país por la escasez de medicinas y alimentos que se registra desde hace cinco años, acusa a la Policía Nacional Bolivariana de este incendio, luego de que no permitieran el ingreso de las donaciones almacenadas en la ciudad colombiana de Cúcuta.

El pasado jueves, cuando la Casa Blanca anunció la participación de Pence en la reunión del Grupo de Lima en Bogotá, dijo que lo haría para expresar el "inquebrantable respaldo" de su país a Guaidó como "presidente interino" y anticipó que en su discurso el vicepresidente insistirá en que "ha llegado el momento" de que Maduro "se vaya".

En esta ocasión, Venezuela estará representada, por primera vez, por el propio Guiadó, quien el sábado estuvo en Cúcuta liderando el frustrado envío de ayuda humanitaria a su país y este domingo se trasladó a Bogotá para la reunión del lunes.

El Grupo de Lima, creado en la capital peruana en 2017 con el propósito de encontrar salidas a la crisis en Venezuela, contaba en sus inicios con un bloque de 14 naciones: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía, más Estados Unidos como colaborador externo.

Del grupo se salió recientemente México, que se ha desvinculado de la iniciativa desde la llegada a la Presidencia del izquierdista Andrés Manuel López Obrador a finales del pasado año.