Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Estadounidense podría recibir cadena perpetua por golpear a familia mexicana

El padre del joven que quedó con el rostro desfigurado por la agresión confesó que el estadounidense Alan Dale entró al taller y gritó: "Estoy aquí para matar a un mexicano"

Por: EFE

Estadounidense podría recibir cadena perpetua por golpear a familia mexicana(Foto ilustrativa El Debate)

Estadounidense podría recibir cadena perpetua por golpear a familia mexicana | Foto ilustrativa El Debate

Utah, Estados Unidos.- Un hombre acusado de golpear a familia de origen mexicano, podría ser condenado a cadena perpetua.

La cadena perpetua que podría recibir el estadounidense Alan Dale N de 50 años de edad, se debe a que la agresión contra los mexicanos y una tercer persona, procedieron como crimenes de odio.

De acuerdo a la información, Alan ingresó a un taller en Utah y gritó que iba a asesinar a un mexicano, luego agredió a un hombre y su hijo, ambos mexicanos, y una tercer persona.

Según un comunicado de la Fiscalía, Alan atacó con una barra de metal el 28 de noviembre de 2018 a José López, de 51 años, al hijo de éste, Luis Gustavo López, de 18, y a una tercera persona no identificada públicamente que se encontraban trabajando dentro de su taller mecánico en Salt Lake City.

A consecuencia de los golpes, Luis Gustavo López pasó varias semanas en terapia intensiva y su rostro debió ser reconstruido usando placas de titanio.

Según dijo José López a la Policía, Covington ingresó inesperadamente al lugar gritando (en inglés) "estoy aquí para matar a un mexicano" y haciendo alusiones a "la mafia mexicana".

A pesar de ello, la Policía local no interpretó el hecho como un crimen de odio con el argumento de que Alan se enfocó en la mafia, pero no en los mexicanos.

Además, la Fiscalía local tampoco pudo presentar cargos por crímenes de odio contra Covington porque las leyes de Utah solamente permiten hacerlo si esos cargos se suman a algún otro crimen o delito, como robo, algo que Alan no cometió.

Por eso, el caso pasó a la jurisdicción federal, en donde el jurado presentó un cargo por cada una de las personas golpeadas.

De ser encontrado culpable de todos esos cargos, Alan  puede pasar el resto de su vida en una prisión federal y ser multado con hasta 250.000 dólares.

Se desconoce hasta el momento si Alan  se declarará culpable o si el caso irá a juicio.

A nivel local, Alan  enfrenta dos cargos de asalto agravado y cargos adicionales por posesión de armas y de drogas.

La Corte del Tercer Distrito de Utah aún no ha determinado si esas acusaciones ahora quedarán sin efecto debido a la decisión del jurado federal.

A la vez, el incidente motivó que la legislatura de Utah propusiese revisar las leyes locales para permitir que se acuse a alguien de crimen de odio sin que esa acusación esté asociada con otros delitos.

De hecho, se espera que hoy mismo el Comité de Justicia Criminal del Senado de Utah apruebe el proyecto de ley SB103 para que luego la cámara alta en pleno vote sobre esa propuesta que expandiría tanto la definición de "crímenes de odio" en Utah como las sentencias para esos crímenes. 

En esta nota: