Foto: Especial/ Facebook

Foto: Especial/ Facebook

Mundo

Estremecedor relato de una joven atacada por dos hombres

La mujer denunció a través de redes sociales la violenta experiencia que sufrió al ser víctima de asaltantes en Ecuador, y la falta de respuesta de las autoridades

Por: El Debate

Foto: Especial/ Facebook

Foto: Especial/ Facebook

Loja, Ecuador.- Una mujer originaria de Argentina, se trasladó al pueblo de Vilcabamba provincia de Loja, al sur de Ecuador, para vivir una de las experiencias más emocionantes de su vida: subir al cerro Mandago, sin embargo ahí fue víctima del suceso más espantoso de su vida.

Andrea Carenzo, de 31 años de edad, denunció a través de su cuenta de Facebook el abuso que sufrió por parte de los delincuentes en ese país, pues además de despojarla de sus pertenencias, la golpearon brutalmente y la arrojaron a un barranco.

Fue el pasado jueves 07 de diciembre del 2017, que Andrea subió sola al cerro Mandango; al llegar al mirador, se encontró con dos jóvenes quienes la atacaron por la espalda.

"Uno de ellos, me puso una cuchilla en el cuello y me tapó la nariz y la boca al grito de 'dame la mochila porque te mato hija de put#!!!'. El segundo acompañaba amenazándome con otra cuchilla", expuso la turista.

Cerro Mandango

En ese momento comenzó a forcejar con el sujeto que la estaba sometiendo, ya que no podía respirar y trataba de zafarse, pero en el intento, Andrea cayó al suelo quedando al borde del barranco.

Los sujetos comenzaron a someterla de nuevo impidiéndole respirar y moverse.

"Uno de ellos me gritaba 'Te quieres morir hija de put#?! Te voy a tirar por el barranco! Te quieres caer?!'", detallaba la joven en su publicación de Facebook.

A pesar de sus esfuerzos para poder salvarse de la agresión, los delincuentes cumplieron con su amenaza y la arrojaron por el barranco.

"Pegué con la cabeza de lleno contra el piso y mi cuello se dobló de una manera que pensé que no podría sobrevivir, soportando todo el peso de mi cuerpo y la mochila, que pasaron por encima de mi cabeza. Pero sí, lo hice, y pensé: 'esto es una pesadilla'".

Foto: Facebook

Cuando Andrea logró levantarse, empezó a tocar el silbato que llevaba en su mochila; como el barranco era muy empinado tropezó y cayó, así que los delincuentes lograron capturarla otra vez y la aplastaron violentamente contra el piso.

"Me sometieron pegándome más de 6 piñas en la cara (en la sexta paré de contar y empecé a pedir a Dios que si me iban a violar, me mataran)".

Aunque la turista logró apretarle los testículos a uno de los sujetos, esto no bastó para que la soltara, pero en un momento de distracción pudo morderle la mano al otro y logró que la soltara.

“La tengo atada la mochila!!! Está atada hijos de put#!!!”, fue lo que en el momento se me ocurrió para ver si de ese modo entendía que sino me soltaban no tenía manera de entregarles lo que pedían".

En ese momento los agresores supieron qué hacer, soltaron las correas que ajustaban la mochila y huyeron con el botín.

Foto: Facebook

Andrea, exhausta y muy herida comenzó a bajar del barranco. A los pocos minutos encontró a una pareja que la ayudó y llamó a la policía y a su novio. Así fue como después fue trasladada al área de urgencias de un hospital.

Ese mismo día se contactó con ella una empleada del Ministerio de Turismo de Ecuador y le ofreció ayuda para recuperar su pasaporte, algo que no le había robado, y le pidió que el caso no llegara a los medios.

Esa noche hizo la denuncia a la Fiscalía General del Estado, y el sábado 9 de diciembre acudió de forma presencial a la Fiscalía en Loja.

Con el apoyo de su novio y de algunos locales, lograron dar con el nombre de uno de los atacantes y buscar toda la información posible de él; dieron con su perfil de Facebook y le entregaron las fotos recopiladas a la justicia.

El Fiscal en persona le prometió que su caso se trataría con urgencia, sin embargo, desde el jueves 14 de diciembre, el Fiscal dejó de responderle los mensajes.

"Le creí, y le pedí además que se cambiara la carátula de “Robo” a “Intento de homicidio”.

"Le pedí ayuda al Consulado Argentino en Guayaquil y no hicieron nada por mí, ni presionaron a la justicia ecuatoriana para que actúe, o al menos así parece, ya que sigo esperando respuestas. La respuesta del Consulado ante mi pedido de ayuda fue que 'tengo que tener paciencia'".

Foto: Facebook

Andrea pide a la justicia ecuatoriana que responda ante los hechos violentos que le ocurrieron, pues llegó a pensar que "no iba a vivir para contarlo".

En esta nota: