Mundo

Estudiante muere tras comer pasta preparada 5 días antes

Según lo dicho por el joven, al recalantar la pasta, le pareció que depedía un olor extraño, sin embargo, decidió comerla, por lo que inmediantamente después de terminar de consumirla enfermó 

Por  Ivette Vazquez

El joven notó que la pasta tenía un olor raro, sin embargo así la comió.(Imagen temática. Foto: Pixabay)

El joven notó que la pasta tenía un olor raro, sin embargo así la comió. | Imagen temática. Foto: Pixabay

Un estudiante de 20 años de edad, murió luego de comer una pasta, la cual había sido preparada 5 días antes del que el joven la consumiera, por lo que enfermó y al poco rato murió.

Según un video publicado en el canal de YouTube Chubbyemu, especializado en temas de medicina, presentó el sorprendente caso del joven, quien sufrió un fallo hepático y falleció al comerse un plato de pasta preparada cinco días antes.

En el clip, se dice que el joven comunmente cocinaba los fines de semana y congelaba la pasta para comerla durante la semana, la cual acompañaba con una salsa precocida, para poder ahorrarse un poco de dinero.

Sin embargo, en una ocasión al estudiante se le olvidó guardar la pasta en el refrigerador, por lo que duró dos días fuera de la nevera. Un compañero de cuarto, que desconocía la situación, metió la comida en el frigorífico, cinco días después de la cocción de la pasta, el joven la recalentó y consumió.

La pasta duró dos días, fuera del refrigerador. Imagen ilustrativa. Foto: Pixabay

Según lo dicho por el joven, al recalantar la pasta, le pareció que depedía un olor extraño, sin embargo, decidió comerla, por lo que inmediantamente después de terminar de consumirla, empezó con dolor de estómago, fuertes vómitos y diarrea, tan mal se sintió que perdió el conocimiento, por lo que sus compañeros llamaron a urgencias.

En el hospital, el estado de salud del estudiante empeoraba rápidamente, le falló el hígado, y posteriormente los riñones, el sistema inmune no respondía a los antibióticos, por lo que poco tiempo después falleció.

El joven murió por una bacteria llamada Bacillus cereus, un patógeno de origen alimentario que también provoca gastritis, según reveló la autopsia.

Aunque la bacteria por si sola no es mortífera, en el caso del joven se identificó también otro elemento que agravó su estado, se descubrió una toxina cereulida que puede ser generada por la citada bacteria, la combinación de esos dos agentes, y la acción con la del medicamento a base de aspirina que ingirió el joven al sentirse mal, provocaron una acumulación fatal de grasa en el hígado del estudiante, lo que le provocó la muerte.