Mundo

Estudiantes en España viven pandemia lejos de Sinaloa

Tres estudiantes universitarios sinaloenses comparten para EL DEBATE sus experiencias al quedar varados en España, uno de los países más afectados a nivel mundial por la pandemia de COVID-19

Por  Itzé Coronel Salomón

Estudiantes sinaloenses que se encuentran en España en las ciudades de Salamanca, Santiago de Compostela y Sevilla cuentan su experiencia al vivir la contingencia en uno de los países con más casos de COVID-19.(Foto: Cortesía)

Estudiantes sinaloenses que se encuentran en España en las ciudades de Salamanca, Santiago de Compostela y Sevilla cuentan su experiencia al vivir la contingencia en uno de los países con más casos de COVID-19. | Foto: Cortesía

España.- Estudiantes sinaloenses que se encontraban en España como parte de su formación académica quedaron en medio de la pandemia por COVID-19 con un océano de distancia entre su país y sus familiares.

España es uno de los países que ha sido más golpeado por esta contingencia sanitaria y donde se han tomado estrictas medidas de confinamiento por la alta cantidad de víctimas mortales que ha cobrado el coronavirus en este país europeo.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Ante esta situación —que ha cambiado por completo la experiencia académica de estos jóvenes—, encima de todo aún no reciben ningún apoyo extraordinario para subsanar los gastos imprevistos sin contar con el aumento del precio del euro y del dólar, lo cual impacta negativamente en las becas que reciben por parte de Conacyt y sus propios recursos. 

El día de ayer trascendió que no habrá convocatoria de becas para estancias internacionales este año, por lo cual estos muchachos y muchos otros que están en las mismas condiciones tendrán que resolver por sí mismos su situación económica.

Aspectos de como lucen las calles vacías por la cuarentena. Foto: El Debate

Vivir la pandemia al otro lado del mundo

Gustavo Cerda, Julián González y Sugey López emprendieron hace meses el reto de estudiar en el extranjero para formarse con las mejores herramientas posibles en sus campos de estudio, y eligieron universidades españolas para cumplir con este cometido. 

Gustavo, quien estudia desde noviembre el máster en Criminología y Ciencias Forenses en la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla, España, narró para EL DEBATE que se fue enterando de la situación por los medios de comunicación y las redes sociales, y el estado de alarma le fue notificado el día viernes 13, quedando restringidos algunos derechos fundamentales de los españoles y de los extranjeros que radican en dicho territorio, como el de libre circulación: «Algunas personas no creen en este virus y afirman que esta pandemia es una cortina de humo mundial, pero tengo compañeros italianos que nos narran la situación de sus familias en Italia argumentando que la sociedad está aterrada por este virus, del cual muchas personas están muriendo», explicó. 

Gustavo manifestó que, lejos de sentir miedo, siente confusión y preocupación por la situación, pues es impactante ver a las personas con trajes de protección por todos lados rociando desinfectante, pero confía en las autoridades sanitarias españolas, y considera correctas las medidas tomadas.

Además, dijo que ha podido observar que el manejo de este tipo de situaciones es diferente a como se hace en México, ya que ha visto que en España la sociedad es más responsable, más organizada, más consciente en los casos de crisis, y que la Policía española no juega ni piensa al momento de sancionar a las personas por no acatar las medidas de seguridad: «Desgraciadamente, a los mexicanos nos falta tener más cultura de responsabilidad civil y de acatar las reglas que nos imponen los cuerpos de seguridad; nos tomamos todo a la ligera», afirmó. 

Sin fecha de regreso a Sinaloa

Julián González viajó a Salamanca, España, para trabajar en su tesis doctoral y obtener la doble titulación por la UAS y la USAL. Los planes eran de regresar en mayo, pero ahora su regreso depende de la evolución de las circunstancias: «Me siento tranquilo y no he tenido miedo. Me siento seguro porque la infraestructura gubernamental y los servicios a distancia son muy eficientes aquí».

Consideró que es malo repartir histeria colectiva por los medios. Dijo que la televisión española en ese sentido ha sido responsable y ha ayudado a explicar las actuaciones racionales e irracionales de la población mediante entrevistas a médicos, psicólogos y funcionarios de salud: «Ponen el ejemplo llevando a cabo las medidas de precaución en las transmisiones. Las autoridades de Salud han sido muy claras en las medidas de actuar y precaución que debemos tener». 

Julián mencionó que los estudiantes en Salamanca han sido solidarios, aunque muchos sí han decidido irse del país, sobre todo los extranjeros. También explicó que la concentración de poderes y el uso de la fuerza pública se hacen para salvaguardar la integridad física de todos, no por interés político, sino que es un tema de salud pública y responsabilidad social, además de que en España la mayoría de las personas no dejan de estar comunicadas porque internet está en todos lados, y empresas de telefonía y entretenimiento están apoyando al dar extra de datos, suscripciones gratuitas y descuentos. 

«Sí me siento preocupado por mi familia en México. Yo invitaría a la población mexicana a reflexionar y asumir un rol responsable por su propia salud y la de los demás, pues si bien somos dados a ser despreocupados y reaccionar con humor a situaciones mediáticas, ahora mismo eso debe transformarse en acciones creativas para concientizar y actuar de la forma más responsable».

Julián hizo hincapié en que seguir las recomendaciones más simples puede ser la diferencia entre tener una crisis de salud o sobrellevar la enfermedad en calma: «Me recomendaron muchas veces que me regresara antes de que declararan el estado de alerta, pero implicaba pasar por el transporte público, aeropuertos y aviones de Madrid. Decidí no poner en riesgo a mi país, y he estado cumpliendo mi estancia como estaba planeada, sin importar que no haya universidad», subrayó. 

Estudiantes con problemas financieros

Sugey López es alumna del Doctorado en Estudios Fiscales de la UAS, y actualmente realiza una estancia de investigación en la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Para ella todo fue inesperado e inmediato en cuanto al COVID-19. El día 13 de marzo, la USC le avisó formalmente de un cierre inmediato de las instalaciones de toda la Universidad, solo le permitió pasar a recoger algunas pertenencias. 

Dijo que en su equipo de investigación eran conscientes del tema, pero no esperaban tal confinamiento, porque no fue progresivo, fue una medida inmediata y regulada directamente por parte del Gobierno central, ya que la curva estadística de casos positivos y muertes creció muy rápido, aunque en Santiago de Compostela no ha habido tantos casos como en otras ciudades más grandes: «Particularmente me siento tranquila, sobre todo porque el proyecto de tesis me mantiene trabajando. Tengo la mayor precaución posible, y confío en que todo pasará pronto. Aquí hay buen sistema de sanidad, pero no es suficiente, como en la mayoría de los países». 

Sin embargo, para la estudiante de doctorado su preocupación reside en el rendimiento económico de la beca Conacyt, porque al subir el euro se debilita su tipo de cambio, y dijo que solo se administra de la beca nacional que le otorga este organismo.

Respecto a su familia, explicó que intenta estar comunicada por videollamada para verlos y saber que están bien y se aseguren de que ella también lo está: «El fenómeno por acá en España es real. La gente está confinada y triste por lo que está ocurriendo. Entiendo que haya muchos contrapuntos, y que algunos puedan tener ciertas ideas sensacionalistas, pero lo más sensato es protegernos». 

Sugey tenía un vuelo para el día 4 de abril para venir a Sinaloa a reportar avance de su tesis y otras gestiones, además de visitar a su familia. Aún no le definen qué pasará con el vuelo, pero probablemente quedará abierto para poder usarlo con fecha límite hasta finales de año. Ella espera que todo se normalice mucho antes y poder viajar.

De la crisis de salud como comportamiento social, ve que es necesario que seamos responsables «y bajarle un poco a la gallardía, la cuestión es que es un virus que contagia, y no podemos actuar solo pensando en nuestros propios deseos al margen de los daños que podríamos provocar en otros».

Aseguró que este virus requiere mucha reflexión y humanidad (aun con la hipótesis de la incredulidad). Los científicos han declarado que existe, y ellos son la mejor fuente en estos momentos, afirmó Sugey.

España ante la pandemia de COVID-19

De acuerdo con cifras oficiales del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, desde enero a la fecha se registran más de  117 mil  casos confirmados de coronavirus en España y más de 10 mil personas han muerto, mientras que 30 513 se han curado, 56 637 permanecen hospitalizados y 6416 han precisado en algún momento de ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Conacyt deja sin apoyo a estudiantes en el extranjero

Antonio Díaz/El Universal.- Estudiantes de posgrado inscritos en el Programa Nacional de Programas de Calidad (PNPC) que actualmente realizan estudios en el extranjero con becas otorgadas por el Estado a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se encuentran varados porque la institución no abrió la convocatoria para la Beca de Movilidad 2020.

En medio de la pandemia por COVID-19, el Consejo, dirigido por María Elena Álvarez-Buylla, decidió no abrir la convocatoria de la también conocida como beca mixta, por lo que más de cien investigadores enfrentan problemas económicos. 

«Somos alrededor de 110 personas varadas en el extranjero y alrededor de quince que están en el  país. Es una situación atípica porque en los últimos tres años pudimos ver que sí se abrió esta convocatoria. Entre diciembre y enero, algunos compañeros le preguntaron a Conacyt vía correo electrónico sobre la apertura de la convocatoria, y les comentaron que no había una fecha exacta, pero que estuvieran pendientes porque se abriría entre enero y  marzo», relata una becaria del Instituto Politécnico Nacional que prefirió el anonimato por miedo a represalias.

Los poco más de cien estudiantes se encuentran en República Checa, Francia, Chile, Uruguay, Canadá, Estados Unidos, Londres, Polonia, España y Colombia. Los recursos son limitados porque pagan rentas de hasta 400 euros, y los ingresos que reciben son de once mil  pesos mensuales.

Las estancias en el extranjero no son una decisión personal, porque los planes de estudio marcan que la movilidad es uno de los requisitos, incluso el tiempo es de acuerdo con el grado, que puede variar desde seis meses a un año.

Estudiantes sinaloenses que se encuentran en España en las ciudades de Salamanca, Santiago de Compostela y Sevilla cuentan su experiencia al vivir la contingencia en uno de los países con más casos de COVID-19. Foto: Cortesía

Intercambio acádemico

España y México tienen una larga tradición de intercambios académicos y de investigación. La Universidad Autónoma de Sinaloa mantiene convenios de colaboración con múltiples universidades españolas.

Becas mixtas para movilidad

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) omitió para este año 2020 la publicación de la convocatoria que permite a estudiantes de posgrado realizar intercambios y estancias en el extranjero.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo